Día: 7 septiembre, 2008

El mito de Eco y Narciso. Grafología de la personalidad narcisista.

 

¿QUIÉNES SOMOS?

FOBIAS

SEXO

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

EFECTOS ÓPTICOS

CURSOS ON-LINE

PSICOPEDIA

FRASES CÉLEBRES

COMPLEJOS

BIOGRAFÍAS

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

PASATIEMPOS

PROGRAMA DE PUNTOS

PELÍCULAS ON-LINE

VIDEOS

TIENDA

SALIMOS EN PRENSA

SUEÑOS

AYUDA PARA PADRES

GRAFOLOGÍA

 

LOST

AUDIOPOSTS

CONCIENCIA SOCIAL

BOLSA DE TRABAJO

NOTICIAS

 

ARTÍCULO DE SANDRA CERRO. Grafopsicóloga y perito calígrafo.

Eco y Narciso

 

La ninfa Eco estaba triste, pálida, recluida en su cueva de los bosques. La Diosa Hera había hecho caer sobre ella una terrible maldición:

“A partir de ahora sea que tu melodiosa voz se convertirá en susurro y sólo podrás repetir las últimas palabras que otros pronuncien”.

Hacía tiempo, Eco cantaba. Cantaba y cantaba para distraer con su bello cántico a Hera,  y que ésta no descubriese a Zeus regalando amores a otras doncellas. Pero Hera la había descubierto. Su dolor no sosegaba y no podía más que pasear a solas, lánguida, con paso ciego, a través de la arbolada, haciendo crujir con sus pisadas las ramitas y las hojas secas que alfombraban el bosque.

 

Narciso paseaba solo, ajeno a sus compañeros de cacería, ajeno a todo, incluso a sí mismo. Desconocía su desmesurada belleza y los encantos que prendaban de él a las ninfas, a las doncellas y hasta al mismísimo dios Apolo. Él simplemente se dedicaba a desdeñarles, dejándoles consumidos en el miserable pozo del desprecio, abocados al dolor de sentirse nadie para quien lo era Todo.

“Su perdición será contemplar su propia imagen”- Había predicho el adivino Tiresias el mismo día en que Narciso vio el mundo por vez primera. Y así había vivido hasta entonces, alejado de reflejos y de espejos, halagado, admirado, fascinador de miradas que no eran correspondidas, seductor nunca seducido y jamás tocado por los dedos del Amor.

Una rama crujió.

-“¿Quién está ahí?”-

– “Está ahí…. está ahí… está ahí….” – Respondió Eco. Abrazada por Cupido, abrió sus enormes ojos al verse sorprendida por Narciso… y echó a correr.

Narciso la siguió.

– “¿Por qué huyes? Ven a mi”-

– “A mi…. a mi…..”-

Cuando se encontraron, Eco, con el corazón hechizado, tendió los brazos a Narciso con intención de que, si bien su voz no podía expresar su amor inmenso, pudiera sí demostrarlo con su entrega y su pasión.

Pero fue la fría sonrisa de él quien le tendió la mano, y sus palabras:

-“No pensarás que yo te amo”-

-“Te amo…. te amo…..”- Repitió Eco, desesperada, desfallecida, con los brazos aún abiertos, vacíos y temblorosos, llenos de Amor… y sus enormes ojos anegados en lágrimas.

– “Permitan los Dioses que me deshaga la muerte antes de que tú goces de mi”-

Narciso desapareció altanero. Y Eco, caminando despacio y sin fuerzas, arrastrando ramitas crujientes a su paso lento, se recluyó de nuevo en su cueva. Su voz se convirtió en un hilo:

“Para él quieran los Dioses que, cuando ame como yo ahora amo, desespere y sufra como mi alma sufre y desespera”

 Y luego desapareció.

 

Pero Némesis, la Diosa de la Venganza, había escuchado el ruego de aquél pensamiento sin voz, y como castigo condenó a Narciso a padecer una inmensa sed.

El desesperado Narciso se acercó sin pensar a la orilla del riachuelo más claro, más transparente, donde tenía el cielo su mejor espejo y, al ir a beber, sus azules ojos contemplaron el rostro más bello que jamás hubiesen visto o quizás imaginado. Aquella alegoría de la perfección no era sino él mismo, su propio ser de quien se había al instante enamorado.

La desesperación por querer amarse  y poseerse le hizo gritar enfurecido:

“¡Dioses míos, de qué clase cruel es este castigo! Me inyecta la sangre lo más prohibido del amor, el amor que va conmigo, del que no puedo desprenderme aunque me aparte de la imagen de este río, del que me seguirá entera y eternamente y que ni en los confines de la misma Eternidad podrá ser mío. ¡Por qué he de ser yo merecedor de este abismo! El mismo fuego que me devora es el que ahora yo atizo; a mi me podrán amar otros, pero yo no puedo amarme a mi mismo porque no soy capaz de encontrarme aún sin distancia que me separe del objeto de mi Amor, y ni siquiera puedo morir por él sin arrastrar también su vida conmigo. ¿Cómo puedo entonces ansiar vivir si no existe en el Amor ni en mí motivo?”

 

Lloraba Narciso. Lloraba aferrado a la orilla del riachuelo, con los brazos extendidos y las puntas de sus cabellos rozando las cristalinas aguas como queriendo tocar con ellas la imagen amada. El furor de su deseo, los rayos de sol bañados del celeste azul, las hojas de la fronda y las mariposas reflejadas en las danzarinas ondas, y los destellos luminosos desde el cristal del río, fueron regalando colores a aquella figura exhausta, y aquella estatua esbelta, inerte, enamorada, abrazada moribunda a la orilla, se convirtió en una flor.

 

Quizás una mano blanca la contempla y acaricia, susurrando su nombre como en un hilo de voz… Quizás Eco riega con sus lágrimas de Amor a la flor de Narciso mientras se reflejan juntas, siempre, en las aguas del río… 


Características psicológicas de los “Narcisos”

 

Despertando del ensueño y de vuelta a la realidad, esta leyenda, mito o poema en prosa, basado en la “Metamorfosis” de Ovidio, ilustra mejor que nada el sentir, el pensar y el creer de la personalidad que, como la de Narciso, vive enamorada de sí misma, sin ser capaz de ver más allá de su ser y sin pretender nada más que no sea su propio provecho o beneficio. Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies