Día: 21 enero, 2009

Frases Célebres: Martin Luther King

“Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”  Martin Luther King ( 1929-1968 ) Religioso estadounidense   DISFRUTA LAS VENTAJAS DE LA TERAPIA ONLINE SUSCRÍBETE A LA REVISTA DE PSICOLOGÍA, CONSULTA Y AYUDA ON-LINE AQUÍ Compartir en redes sociales

Leer más

Memoria… se me ha olvidado

La memoria es la función mental por la cual se retiene y recuerda todo tipo de experiencias del pasado. Gracias a esta función, podemos hacer uso de la información que hemos almacenado en nuestra memoria para desenvolvernos en la vida y en el mundo que nos rodea.

 

         Con la edad es normal olvidar, con la edad se sufre un declive físico y mental, que es consecuencia de una larga vida de actividad. El cuerpo no aguanta tanto como antes, y la mente puede verse afectada por el deterioro general. Pero no existen serios problemas de memoria al llegar a la vejez.

Las personas que han utilizado su mente durante toda su vida, las que se han estimulado intelectualmente (lectura, pasatiempos, estudios…), pueden incluso tener un funcionamiento mental mejor que el de algunos jóvenes.

Si tuviéramos que recordarlo todo, nuestra mente parecería una jaula de grillos. Olvidamos para eliminar la información que sobra o que se repite y que ya no nos es necesaria. Generalmente olvidamos todos los detalles de la información que no son importantes para nuestros objetivos.

 

            Entre los olvidos más frecuentes: el olvido de objetos en cualquier parte (olvidar el paraguas en una cafetería), no poder encontrar algo cuando se busca (no saber dónde se han puesto las llaves), no recordar haber hecho algo en el pasado (¿apagué las luces al salir?) no acordarse de hacerlo en el futuro (no recordar que hay que hacer una llamada importante)

Las dos causas básicas son falta de atención y la falta de organización

 

La mayor parte de las veces se produce distracciones porque la acción que estamos llevando a cabo, como aparcar o dejar las llaves en algún sitio al entrar en casa, es demasiado rutinaria. Otro factor importante son las preocupaciones, las emociones, los planes y los asuntos que consideramos más prioritarios. Si nuestra mente está entregada a estos pensamientos, difícilmente pondremos la atención suficiente a las acciones más secundarias, como puede ser recordar que tenemos que llevar una prenda al tinte.

 

Algunos trucos útiles:

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies