Día: 29 mayo, 2014

Complejo de Caperucita (los demás son más importantes que yo)

Punto de partida

Los demás son más importantes que yo. Me defino como una persona que ante todo es buena amiga, empleada, hermana, madre, hija, etc. Sé que soy una buena persona porque lo doy todo por los demás. No me guardo nada para mí.

¿En qué te convierte?

Esta actitud mantenida en el tiempo te convierte en una persona que se mide por lo que entrega y se castiga por lo que se guarda para una misma. De hecho, provoca culpabilidad atendernos a nosotros mismos cuando hay cualquier otra persona que pueda necesitar nuestra atención, cariño, ayuda, hombro para llorar, etc.

Una persona que se mide por lo que da es alguien que sólo disfrutará sirviendo a otras personas de instrumento para su felicidad. Si las personas fuéramos máquinas ésta estaría diseñada para servir a otros pero por suerte necesitamos mucho más para ser felices que lo que necesitaría una máquina. Porque resulta que quien se centra en atender a otros solamente logra ser feliz sirviendo 24 horas al día y a todas las personas que tiene a su alcance.
Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies