Complejo de Caperucita (los demás son más importantes que yo)

Punto de partida

Los demás son más importantes que yo. Me defino como una persona que ante todo es buena amiga, empleada, hermana, madre, hija, etc. Sé que soy una buena persona porque lo doy todo por los demás. No me guardo nada para mí.

¿En qué te convierte?

Esta actitud mantenida en el tiempo te convierte en una persona que se mide por lo que entrega y se castiga por lo que se guarda para una misma. De hecho, provoca culpabilidad atendernos a nosotros mismos cuando hay cualquier otra persona que pueda necesitar nuestra atención, cariño, ayuda, hombro para llorar, etc.

Una persona que se mide por lo que da es alguien que sólo disfrutará sirviendo a otras personas de instrumento para su felicidad. Si las personas fuéramos máquinas ésta estaría diseñada para servir a otros pero por suerte necesitamos mucho más para ser felices que lo que necesitaría una máquina. Porque resulta que quien se centra en atender a otros solamente logra ser feliz sirviendo 24 horas al día y a todas las personas que tiene a su alcance.

Problemas habituales

“No puedo estar quieto, no sirvo para estar parado sin hacer nada sabiendo que puedo ayudar a alguien ahora mismo”

“Sé que me vendría bien descansar pero esa persona me necesita”

“Pobre, tengo que ayudarle, no tiene a nadie. Me necesita”

En el término medio está la virtud y vivir en el extremo de dar solamente te condena a creerte que no eres digno/capaz de recibir. Por tanto, enfocas tu vida en el dar y la desenfocas del recibir. Jamás reclamas nada porque crees que no tienes el derecho o valor necesario para merecer algo.

¿Quién es capaz de exigir a alguien algo (atención, cariño, comprensión…) cuando no se la da él mismo?

Complejo de Caperucita

CaperucitaCaperucita es esa persona que siempre está haciendo recados a otras, sirviendo de apoyo, siempre está ahí cuando la necesitan. Le realiza los trámites a la hermana, es una agenda viviente de su marido, escucha a su amiga llorando a las 3 de la mañana por teléfono y, en la oficina, realiza trabajo que no le corresponde. Es buenísima, servicial, todos la quieren y hablan maravillas de ella…pero ¿a qué precio?

¿Por qué?

Detrás de su conducta se esconde un miedo intenso a perder afectos y a no ser querida. Por eso busca aprobación constante.

Cuanto mejor se comporte con los demás más aceptada será, es su planteamiento, el cual se complementa también con el que mantiene dicha conducta en el tiempo: portándome bien con los demás se portarán también conmigo. Por este motivo, esta persona se convierte en una adicta a practicar el “buenismo” con todo el mundo.

No lo hace por los demás, lo hace por ella misma, porque es su forma de sentirse bien y de encajar en el mundo.

Solución

Ser querido por todos es su objetivo inalcanzable, por lo tanto, hay que saber ejercer os derechos propios, tener en claro qué responsabilidades son ajenas y aprender a decir “no”.

Tratamiento

Reestructurar la jerarquía individual. Pasar de un listado en el que lo primero de la lista son los demás y comenzar a colocarte a ti mism@ en el primer lugar. Atendiéndote más que a nadie (o igual que a los demás) no te desatenderás y lograrás reeducar a ese ego dependiente de lo que los demás le dan.

Jerarquía de prioridades

Sólo hay un motivo para cambiar

Quienes han pasado por esta situación y han deseado cambiarla lo han hecho por un único motivo: se sentían tristes. A pesar de dar tanto al mundo recibían tan poco que ya nada les hacía felices. Esa es la suerte de nuestra naturaleza, que nos remite a nuestro estado natural de bienestar o malestar según nos atendamos o desatendamos. No podemos engañarnos a nosotros mismos por mucho que lo intentemos a menudo.

Si quieres cambiar este patrón de comportamiento y no encuentras fuerzas ten clara la siguiente reflexión, que tal vez te ayude a encontrar esa valentía que te haga decidirte a dar el primer paso:

“Nadie te puede hacer sentir querid@ si no te quieres tú mism@. Y ese querer tienes que demostrártelo para creértelo.”

 

CONTENIDOS RELACIONADOS

Consciente y Subconsciente

 

coaching-01

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest
Etiquetado , , , , ,

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies