El valor de pedir ayuda

Valentia
Valentía

Si tú que estás leyendo estas líneas, necesitas ayuda, este artículo te interesa. Si, la has necesitado en el pasado y afortunadamente ahora no, también te interesa. Si crees que pedir ayuda es de cobardes, eres a quien va dirigido este artículo.

¿Quién es más cobarde? ¿Quien pide ayuda cuando la necesita o quien niega necesitarla? Para mí, la persona que pide ayuda cuando la necesita merece mi máximo respeto porque reconoce que es vulnerable o que necesita mejorar en aspectos de su vida. Este ejercicio de aceptacion de nuestras limitaciones es digno de aplauso, ya que no todos lo hacemos y muy pocos se atreven a asumirlo.

¿A quién le gusta pensar en las cosas que más le hieren? ¡Es mucho más fácil no pensar en ello! Así no se sufre. Pero ya sabéis las consecuencias de dejar las cosas de lado. El mayor problema de esta conducta es que el problema se convertirá en nuestro compañero de viaje, en la mochila que vamos a portar siempre. Tal vez sea una mochila que podamos quitarnos fácilmente o tal vez no. La cuestión es que nunca lo sabrás si no intentas quitártela. Si queréis esta explicación de una forma mucho más poética os aconsejo que escuchéis el cuento de Jorge Bucay sobre el elefante. Más alto se puede decir, pero no más claro.

“Me rodean los problemas. Hay momentos en los que no veo una salida a todo lo que me sucede.”. Vives pagando una condena por la que no has cometido un delito pero crees que la única forma de superarla es sufrir hasta la extenuación. Si te aferras a estos planteamientos  mismo/a habrás firmado tu sentencia de muerte (hablando en términos de condena, delito…). Si tú mismo/a te limitas tus posibilidades de salir airoso de esta situación, NADIE PODRÁ AYUDARTE.

Si quieres sufrir no haces falta que pidas ayuda porque un psicólogo te impedirá alcanzar tu objetivo de dolor y lágrimas. Tal vez te lo provoque, pero como medio para llegar a un destino diferente. Pero tú sólo harás el viaje terapéutico si quieres superar tu problema. Si no quieres hacerlo, no lo lograrás. Para ti no será un fracaso porque no aspirabas a ello. Sin embargo, será una confirmación más de que todo sale mal. Irónico, ¿verdad? Consideras que algo que sale como planeas es un signo de que todo sale mal. ¿Comienzas a ver que tú controlas tu situación más de lo que crees?

¿Te queda algo de valentía entre tanto dolor? Si queda algo empléala para ayudar a quien más lo necesita en este momento: TÚ.

Entrada patrocinada por: Tienda de Psicología

  

SUSCRÍBETE A LA REVISTA DE PSICOLOGÍA, CONSULTA Y AYUDA ON-LINE AQUÍ

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest
Etiquetado , , , , , , , , , , , ,

3 pensamientos en “El valor de pedir ayuda

  1. Buenas tardes, Dr. Navas quisiera saber si puede ayudarme a superar mis propios miedos, inseguridades, tengo 31 anos y siento que no he tenido la suficiente fortaleza para tomar desiciones, bueno es un poco complicada mi historia quisiera sentirme feliz nuevamente con las mismas ganas de antes, como hago para explicarle, por medio de una carta.

    Ana Carolina Maldonado

  2. Buenas tardes Ana Carolina,

    He ayudado a muchas personas a superar sus miedos e inseguridades. Por lo tanto, podría ayudarla a usted también.

    No obstante, me gustaría que me escribiese un correo explicándome sus circunstancias y sus problemas para decirle con total rotundidad si puedo ayudarle o no.

    Si es tan amable, también infórmeme de su lugar de residencia porque dependiendo de su localización podremos usar unos u otros medios online de comunicación.

    Un saludo.

  3. es muy complicado esto de pedir ayuda. sobre todo cuando uno no tiene una idea clara de lo que pasa en tu interior.
    es cuando uno se aferra en una especie de sueño. cada día se dice que todo acabará mañana. y luego mañana. y mañana…y nada pasa.
    al menos nada bueno. hay una sensación de que uno se aleja del centro del universo. del mundo. de la gente. de uno mismo…la naturaleza interna del individuo es un ejemplo.
    no te deja ver el dolor de frente aunque sabes que sufres. aunque no hay dudas que la evasión tiene que ver con este resultado. los caminos son cada vez más estrechos. las palabras tienen menos efectos positivos con los que te rodean. y luego te pregunta que pasa…
    ayuda. pedir ayuda. ayuda. pedir ayuda. help. tengo hambre de vivir. me estoy quedando fuera del juego. quién me da una migaja de atención. ya luego le pagaré. y por ahí nos vamos. nadie me ha contado esto. tampoco lo he leído. lo he vivido en carne y hueso. lo vivo en carne y hueso.
    ayer vehía una especie de documental de testimonio. tiene por título ESQUIZOFRENIA. y vaya que coincidía todo aquello con lo que vivo. lejos, cada vez más lejos. soñando con encontrar un lugar donde poder echar a volar algunos de nuestros sueños. solo algunos. porque no podemos ser tan exigentes.
    ya llevo 41 años sobre el esqueleto. mucha gente está más dispuesta a enviarte al fondo que ayudarte a fabricar una cometa y buscar la superficie.
    yo sé lo que digo. pero pedir ayuda. resar. postergar las mejores ilusiones…suspirar esperando que todo sea diferente cuando salga el sol. pedir ayuda. ayuda.
    decir ayúdame. dame una mano…pedir ayuda. ayuda…

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies