Emociones Negativas: Guía Definitiva para Gestionarlas y Superarlas

Si fueras una máquina bastaría con cambiar una pieza cada vez que notes que no te encuentras bien. Sería así de simple. Ir al mecánico y sustituir una pieza por otra. Voilá. Pero eres una persona y tus emociones modulan tu experiencia de esto que llamamos “vivir”. Cuando esas emociones son negativas tu realidad se tiñe de un tono oscuro que te desgasta y te dificulta sentirte bien.

A continuación te ofrezco esta guía en la que vas a disponder de la información suficiente para comprender el origen de tus emociones negativas y herramientas profesionales para gestionarlas (2 hipnosis profesionales incluidas gratis)

salud-emocional-225-1

En un estado de alegría puedes sentirte la persona más dichosa pese a que objetivamente no tengas la vida ideal. Probablemente te preocupen cuestiones que no puedes solucionar porque están lejos de tu alcance, pero tu estado de alegría filtra todo eso y te hace sentir feliz. Estar en estado es garantía de centrarte en todo lo que alimenta ese estado. Igual sucede si te sientes triste. Todo lo que te rodea parecerá sombrío, negro, frío, amargo. Y tanto si te sientes feliz como si te sientes infeliz tu mentalidad, tu emocionalidad y tu lenguaje verbal y no verbal se sintonizan con ese estado dando coherencia a nivel subconciente a tu emoción y obligándote a ti mismo/a estar en ese estado porque todo indica que es lo correcto.

Sin el uso de herramientas profesionales, vas a permanecer en ese estado, independientemente de que sea positivo o negativo, hasta que intervengan dos factores:

[sociallocker id=21043]

1. Dejar que transcurra el tiempo necesario para que baje su intensidad

Igual que la ola que arrasa todo lo que encuentra a su paso en alta mar pero que desaparece al llegar a la orilla. Las emociones negativas, dependiendo del momento en el que se encuentre, pueden hacernos sentir arrollados o, por el contrario, poderosos al poder dominarla. El paso del tiempo se encarga de que la ola emocional remita. No obstante, la vida es un regalo con fecha de caducidad así que la pregunta que debes hacerte es la siguiente:

Por tanto, el paso del tiempo no es una solución sino un parche al problema. Además, no es ni siquiera un parche que garantice una resolución ya que no está garantizado que siempre vueltas a tu estado inicial de felicidad o equilibrio neutral tras una suceso negativo. Basta con que mires a tu alrededor y te fijes en cuantas personas siguen atrapadas en un período de duelo después de muchos años tras un suceso traumático para ellas. Una muerte, una separación, una ruptura sentimental, un fracaso personal, un fracaso empresarial… Muchos son los detonadores que pueden hacer estallar en cualquier momento una bomba que arrolle, como esa ola, todo lo que encuentre a su paso.

2. Chocarte de bruces con un suceso que produzca una respuesta emocional contraria a la que sientes

Con este segundo supuesto te vas a dar cuenta de lo tóxicos que son los estados emocionales negativos para las personas. Se nos pegan como un mal olor y hay que lavarse mucho, frotarse concienzudamente para desprendernos de ese aroma que nos envenena. Por desgracia, las emociones positivas tienen un perfume que se va más fácilmente.

Imagínate que estás en un día maravillos, en un lugar ideal, te va todo genial, el día soñado… De pronto suena el teléfono. Es tu jefe. “Te llamo porque la empresa pasa por un momento de ajustes…”. ¿Te imaginas lo que va a pasar, verdad? Tu jefe te despide. ¿Cómo te sientes? Cierra los ojos, vuelve a imaginar esta película y de que sepas cómo te sientes recibiendo esa llamada vuelves a abrirlos.

Esa sensación tan maravillosa que tenías al comienzo del día se ha esfumado. Un mar de preocupaciones bombardean tu cabeza. Eres exactamente la misma persona que hace 1 minutos pero te sientes totalmente diferente. En este preciso instante sientes que no encajas en el mundo. Estás adaptándote a la nueva situación. Y eso pasa por digerir esa bola que sientes en tu garganta. Tragar todos esos problemas que te han venido de forma inesperada, digerirlos y poder metabolizarlos. En términos alimenticios, necesitas sacar el nutriente a esa situación para poder avanzar. Y para esto necesitas tiempo (volvemos al punto 1). Como ves, todo está interrelacionado y tengo que hacerte de nuevo la misma pregunta que antes con una ligera modificación:

Tiempo. Todo se trata del tiempo. Vives de prestado en el mundo. Dentro de 100 años no se acordará nadie de ti ni de mí. Nuestro paso es fugaz, por tanto, ¿para qué desperdiciar tu tiempo en estar mal? Sal de ese estado cuanto antes.

La frase más inútil que te dirán: “Venga, anímate…”

Y ahora llega una frase que has escuchado muchas veces en boca de la gente que te rodea.

[Tweet “Por algún motivo desconocido, la gente piensa que diciéndote “Anímate” automáticamente te vendrás arriba]

En un mundo lógico tendrías que responder: “¿Animarme? Gracias. No lo había pensado. Claro, esa es la solución”. Pero si dices eso vas a parecer desagradable, irónico/a, sátiro/a y probablemente ofendas a quien te lo ha recomendado. Así que mejor no digas nada aunque te quedes pensando: “Pero qué más quisiera yo que animarme…”

Sergio Calvo lo explica de un modo muy irónico y gracioso en su canal de youtube

Es por eso que en esos casos, en los que alguien está triste yo prefiero preguntar “¿Cómo te sientes?” en lugar de decir “Anímate”. Así le das la opción a la persona de que se exprese si lo desea, le das la opción de desahogarse si quiere, le transmites tu interés. Es una forma de acompañar mucho más efectiva que la de “Anímate”, muy poco asistencial ya que es como una orden que das desde la lejanía emocional porque no te interesa saber nada, simplemente le dices que cambie su estado emocional.

Toma una decisión antes de seguir leyendo

Si has llegado leyendo hasta aquí te informo  de que ya, aquí, en la próxima línea empiezan los pasos que tienes que seguir para gestionar tus emociones. A partir de ahora tienes dos opciones.

  1. Leerlos asintiendo con la cabeza mientras piensas “Es verdad”.
  2. Leerlos y aplicarlos. Te recomiendo encarecidamente esta opción. El movimiento se demuestra andando. Si quieres estar bien demuéstrate a ti mismo que lo deseas lo suficiente como para ponerte en dinámica de hacer cosas que te acerquen a ello. No esperes que suceda simplemente. Haz que suceda.

La Guía_DEFINITIVA_para Gestionar_Tus Emociones_Negativas 3

EMPEZAMOS

Este es el resumen de pasos que has de seguir para gestionar tus emociones negativas

  • 1

    IDENTIFICA LA EMOCIÓN

    Sabes que te sientes mal pero ¿qué sientes exactamente? Rabia, ira, culpa, pena, tristeza... Desgrana esa emoción como si fuera una cebolla. Cada capa deja tras de sí una emoción diferente. Trata de profundizar en la emoción básica que genera lo que estás sintiendo ahora mismo.

Esto es de perogrullo pero es un error básico que cometemos las personas: no reconocer lo que nos pasa. Y no me refiero de no contárselo a alguien en quien confiemos, hablo de que ni siquiera nos decimos a nosotros mismos cómo nos sentimos.

A veces da mucho miedo ser honestos con nosotros mismos. Básicamente se confunde la honestidad con la crueldad. Y ser honesto contigo mismo no es meterte caña, decirte aquello que más te duele. No. Ser honesto es valorarte en tu justa medida tanto tus virtudes como tus defectos.

¿Te has dado cuenta de que cuando algo malo te pasa inmediatamente empieza a sonar un disco en tu cabeza con un mensaje negativo? “Si es que lo sabía…”. “Es culpa mía…”. “Si ese que soy tonto…”. Esa creencia automática que salta es el motivo por el que te da miedo ser honesto contigo. A un nivel subconsciente crees que no eres más que ese tonto, idiota o ingenuo al que siempre le hacen daño, por eso reprimes el mirar hacia tu interior, ya que crees que ahí no hay nada bueno. Y el resultado de todo esto es proyectar (si no estás familiarizado/a con el término, te lo explico aquí y aquí).

La dificultad de este primer paso radica en afinar a la hora de identificar la emoción que sientes. Establecer correctamente este punto de partida le dará coherencia a todo el proceso posterior. Basarte en una emoción que realmente no sientes hará que te bloquees y que desistas porque sentirás que el proceso no va contigo, notarás esa falta de conexión contigo consecuencia de basarte en algo que realmente no sientes.

Un truco que te recomiendo que utilices es cerrar los ojos y tratar de ver lo que te está pasando como si fuera una película. Imagina eso que te sucede como un largometraje con un principio, un desarrollo y un fin. El fin es el punto emocional en el que te encuentras ahora. Si estás triste la película acaba contigo triste viviendo eso que te hizo entristecer. Si estás llorando igual, termina de visualizar esa película con el acontecimiento que te hizo llorar, a continuación te ves llorando y acaba la película. Visualiza esta película cómodamente sentado/a tantas veces como sean necesarias para identificar cómo te sientes viéndola. No tienes que sentir cómo se siente la versión de ti mismo/a que aparece en la película. No. Eso no vale para nada. Lo que tienes que sentir es cómo te sientes tú en el momento en que ves esa película. Tú. Así que revisiona esa película las veces que hagan falta para que identifiques sin atisbo de duda cómo te hace sentir verla.

Una vez que identiques correctamente lo que te sucede (“Estoy triste”, “Estoy desesperado/a”, “Me siento intranquilo/a”, etc.) experimentarás una sensación de descarga automáticamente. Va a ser una sensación muy similar a cuando sientes que estás haciendo lo que debes hacer. Es esa misma sensación de estar recorriendo el camino correcto en el momento justo.

Esta sensación de alivio nace de la liberación que haces de esa emoción reprimida. Y es con esa emoción con la que vamos a trabajar a partir de ahora porque el éxito al gestionar emociones negativas nace de que seas capaz de liberar lo que va adherido a ellas.

  • 2

    Convierte esa emoción en una realidad de un modo consciente

    Gran parte de las respuestas negativas (llanto, tristeza, pena...) que puedas haber experimentado venían magnificadas al proceder de una emoción oculta, una emoción que no habías identificado. Es por eso que ahora vas a mirar de frente a esa emoción y vas a convertirla en una realidad a partir de la cual avanzar. Imagínate que vas en un barco que comienza a hundirse. Es debido a una fuga. Tú has encontrado esa fuga y lo que vamos a hacer a partir de ahora es subsanarla. Antes de saber dónde estaba localizada era imposible pero ahora es cuestión de trabajo.

Vas a hacer lo siguiente. Vas a construir una frase que esté en consonancia con lo que te sucede, una frase que te haga justicia, sea honesta, sea cierta. Por ejemplo: “Me siento triste porque mi amiga no me ha llamado” o “Me da pena que mi pareja me trate peor que a sus amigos”.

Construye esta frase con tu idioma, igual que hablas a ti mismo/a dentro de tu cabeza. No pasa nada si lo que dices es verdad o mentira. Lo importante es que digas algo que sientas cuando estás con esa emoción negativa palpitando dentro de ti. En los ejemplos que te he puesto fíjate en la segunda frase. Probablemente tu pareja no te trate peor que a sus amigos pero si en el momento de tristeza sientes eso esa frase estará bien construida. Las emociones son irracionales. No racionalices. Libera simplemente.

Una vez que hayas elaborado esa frase pronunciala. Es tan sencillo como eso. Una vez que dices algo a nivel mental gana peso porque es algo real. Es algo que has escuchado a través de tus oídos, no es algo que suena dentro de tu cabeza pero que no dices por miedo a que no encaje en el mundo real. Por eso precisamente vas a repetir esa frase varias veces, porque necesitas escucharla. Necesitas sacar de tu interior eso que te preocupa y ponerlo en el mundo real porque es en éste desde donde se puede trabajar fácilmente. Así que pronuncia, pronuncia y pronuncia tantas veces como necesites esa frase.

Si es una frase con una alta carga emocional experimentarás variaciones paralingüísticas en su pronunciación conforme la repitas. Es probable que si conectas mucho con lo que te hace sentir tu voz se sintonice con el estado emocional que genera (si es tristeza tu voz puede sonar entrecortada o en un tono más bajo, por ejemplo). Esto es bueno. Significa que estás conectando lo que dices con lo que te genera.

Repite la frase tantas veces como sean necesarias hasta que llegue el momento en el que repetirla no te genere tanto malestar como al principio. Esta pérdida de reactividad es gracias a haber sacado eso que te hiere de tu mente, ponerlo en el mundo real y como ves, en el mundo real, esa emoción no es capaz de amargarte el día como lo hace cuando la dejas que campe a sus anchas dentro de tu mente, tiñendo cada pensamiento de emociones negativas derivadas.

  • 3

    Vuelve a activar el circuito emocional en sentido positivo

    Tras trabajar con la emoción negativa te puedes sentir descargado/a pero también en cierto modo agotado/a o vacío/o. Los acontecimientos altamente emocionales generan esta sensación. Necesitas recargarte y para eso vas a volver a trabajar en un plano emocional pero en esta caso en un sentido positivo.

Cárgate de energía positiva llenándote de cariño. Para ello es fundamental el contacto. Es la forma más rápida y efectiva de recargarte. Así que si tienes a una persona por la que sientas algo positivo cerca le vas a dar cariño en la forma que te nazca. Déjate fluir. Deja que el cariño tome la forma más natural: agrazo, beso, apretón de manos, palmada en la espalda… De la forma que lo hagas estará bien siempre que seas sincero/a contigo mismo.

Si no tienes a nadie por el que sientas algo cerca evalúa si hay alguna persona que pueda prestarse a ello sin que resulte extraño. Si lo intentas te sorprenderá ver cómo hay personas que están dispuestas a dar un abrazo siempre a cualquier persona porque entienden que es algo agradable en la mayoría de casos.

Si esa persona ideal no aparece puedes sustituir el cariño físico por el cariño verbal. Llama a alguien especial y dile lo que sientes por él/ella. Sé que es chocante porque estamos educados de tal modo que tiene que suceder un acontecimiento trágico o maravilloso para que nos digamos que nos queremos. Pero no has llegado tan lejos para actuar del modo que lo haría la mayoría de personas. Estás haciendo esto para actuar del modo que es más adecuado para ti. De hecho, si la mayoría de personas hicieran los pasos que tú estás haciendo el mundo sería un lugar más agradable de habitar y esto que puede parecer extraño sería la norma social. Coge el teléfono y llama. Sino escríbelo en un mensaje. Pero del modo que sea, transmite lo que sientes a alguien que vaya a darte un feedback.

Si eliges a alguien que no puede darte la respuesta que esté al nivel de lo que tú has dado (un abrazo, un beso, una llamada, una palabra agradable…) corres el riesgo de derrochar la poca energía que te queda en alguien que te vampirizará y te dejará vacío/a. Por tanto, en este punto caerás rendido/a, exhausto/a, agotado/a.

Mi última recomendación y no por ello la menos importante. Si no tienes a nadie cerca ni a una llamada de distancia dale tu cariño a un animal, preferiblemente un perro. Los perros son animales emocionales que lo único que hacen es dar cariño. Conocerás casos de perros fieles a sus amos que recorren distancias enormes sólo por volver a ver a sus dueños. Eso es amor. Un perro te va a dar eso siempre. Es el receptor ideal para darle tu amor porque él te lo dará incluso antes de que tú se lo des.

Dando cariño te recargas. Has vuelto a activar el circuito emocional que había sido puesto al límite descargando esa emoción negativa en los pasos anteriores.

  • 4

    Integra lo que has sentido dentro de lo que eres

    No te avergüences por el hecho de sentir cosas que tal vez no sean justas ni para ti ni para la persona que te genera esa emoción negativa. No te avergüences de ser ridículo a veces. Todo eso va incluido en la condición de ser humano. Somos imperfectos, predecibles y, en ocasiones, totalmente incongruentes si una emoción nos secuestra. Pero eso es parte de lo que te hace maravilloso/a. Acepta tus miserias y disfrutarás de tus riquezas.

Frente a un espejo o con la cámara frontal de tu móvil viéndote perfectamente en la pantalla mírate y trabaja con una frase que te nutra aún más a nivel mental y emocional. En este caso vamos a tomar de ejemplo esa frase que sonaba tan mal pero que puedes haber sentido que alguna vez conectaba con tu realidad: “Me da pena que mi pareja me trate peor que a sus amigos”.

La frase que vas a repetir viéndote mientras la pronuncias es la siguiente:

Repite esta frase tantas veces como sean necesarias para que tras pronunciarla sientas que ese mensaje está integrado en ti.

Lo que estás haciendo con este paso no es más que romper una creencia limitante que tienes arraigada y que condiciona tu vida a través de sentirte infravalorado/a. En la frase del ejemplo el problema es que la persona basa todo su autoconcepto en la valoración que hace su pareja de él/ella, por tanto, sentirte maltratado/a por la pareja equivale a sentir que no vales nada. Aquí hay un problema de autoestima como punto de partida, por lo que es probable que la sensación de infravaloración que esta persona tiene con su pareja también la experimente en otros contextos o, por el contrario, en otros contextos se considere infalible (como consecuencia de un sobreesfuerzo para no mostrar sus debilidades).

  • 5

    Decide si utilizar los 4 pasos previos como forma de aliviar los síntomas del problema o como un trampolín desde el cual cambiar el origen del problema

    Los 4 pasos previos son la forma de gestionar una emoción una vez que se produce y quieres aplacarla para poder controlarla y recuperar el control de tu presente. Es similar a un incencio. Imagínate que se te quema la casa cada vez que enchufas la tostadora por culpa de que el enchufe está mal instalado. ¿Prefieres arreglar el enchufe y usar la tostadora siempre que quieras o prefieres comparte un extintor para apagar el fuego cada día mientras te haces el desayuno?

Mi consejo es que trabajes directamente sobre el problema que causa todo en lugar de ir aliviando continuamente los síntomas de que algo no va como debería. Es como los tratamientos farmacológicos, en los cuales se medica a alguien que tiene un problema emocional. Ya lo dice Rojas Marcos, gran parte de sus pacientes piden un medicamente pero lo que necesitan es un trabajo mental. Tanto lo que opino yo como lo que opina Rojas Marcos está recogido en el blog y lo puedes leer pulsando aquí.

Decidas lo que decidas te voy a dar opciones para que llegues tan lejos como puedas:

1. Si decides aliviar los síntomas

En este caso te insisto en que trabajes con el protocolo de 5 pasos cada vez que sientas que una emoción negativa se apodera de ti. No dejes que transcurra el tiempo. Una vez que detectes que te sientes mal aplícalo. Gana minutos al malestar aplicándolo lo antes posible y si es posible a fuerza de repetirlo memoriza sus pasos perfectamente para aplicarlo en cualquier momento y lugar. Hacerlo será todo un acto de cuidarte y quererte a ti mismo profunda y completamente. Mantener ese compromiso contigo mismo será sin duda una muestra de lo que te valoras y tu autoestima también se verá beneficiada.

En caso de que no sientas emociones negativas que te arrastran pero, de modo preventivo, quieras avanzar en el autocuidado personal puedes entrenarte con relajaciones para bajar tu estado de activación emocional y, de ese modo, cuando sucesa algo negativo el umbral de activación se eleve, por lo que las cosas que habitualmente te activan tengan que ser de mayor intensidad para activarte de nuevo.

En mi podcast tienes disponible una relajación de sólo 10 minutos que te va a servir para este objetivo escuchándola diariamente durante al menos dos semanas. Después de este período de escucha activa constante date una semana de descanso para ver cómo tu umbral de activación efectivamente ha variado. Todo el trabajo mental es resultado del entrenamiento así que no dejes de entrenarte.

Si quieres trabajar por tu cuenta pero de un modo que se acerque a medio camino entre trabajar síntomas y trabajar el orígen de las emociones negativas, te recomiendo que trabajes con hipnosis en audio. Tienen la ventaja de que las podrás escuchar siempre que quieras y desde cualquier lugar. La clave está en que elijas correctamente la que más se adecue a lo que consideras que quieres trabajar.

Tienes 5 hipnosis gratis a tu disposición en la web:

2 HIPNOSIS GRATUITAS

http://mediaccion.net/ejercicio-para-cuidar-a-tu-nino-interior/

http://mediaccion.net/liberacion-carga-transgeneracional/

HIPNOSIS PREMIUM

Multiplica tus resultados x10

Antes de comprar una Hipnosis Premium explícame tu caso y te recomendaré la más adecuada.

Formas de contacto:

Whatsapp: +34690146870

Email: info@mediaccion.net

DESCARGAR

 

2. Si decides solucionar el problema

En estos casos opto por trabajar a nivel subcconsciente porque es más rápido, más efectivo y no es un camino que pase por responder a los ¿por qué? sino a los ¿cómo salgo de aquí? No me malinterpretes. Creo que es importante saber por qué te sientes mal pero creo que tú no acudirías a un psicólogo para que te dijera por qué te sientes mal sino para que te ayude a salir de ese estado negativo. Por eso mis tratamientos van orientados a que tú explotes tus recursos personales para salir de donde estás incómodo/a a nivel emocional a la vez que intentamos que obtengas todas las respuestas a los ¿por qués? como resultado del proceso de autoconocimiento que inicias. Pero no te voy a engañar, mi prioridad es ayudarte a llegar al punto en el que quieres estar antes que invertir recursos en que estés en el mismo lugar en el que te sientes mal pero con toda la información de cómo has podido llegar tan hondo en tu recorrido vital.

Herramientas que te recomiendo: hipnosis, liberación emocional, PNL, psicoanálisis, gestalt y lenguaje no verbal. Un tratamiento multidisciplinar que a mí me proporciona resultados satisfactorios. Por supuesto cada persona es diferente. No va a valer la misma hoja de ruta que use contigo con otra persona, por eso es fundamental la personalización de los tratamientos.

Sesión Privada

  CITA PRIVADA

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies