Inteligencia Emocional y su reflejo grafológico

“La aptitud emocional es una meta-habilidad, y determina lo bien que podemos utilizar cualquier otro talento, incluido el intelecto puro”. (Dr. Daniel Goleman)

 

La inteligencia emocional, concepto tan difícil de definir como de medir, es la competencia laboral que ha experimentado un mayor auge en los últimos tiempos y se ha convertido en una de las cualidades más buscadas a la hora de seleccionar personal o de adecuar candidatos a puestos en la empresa.

A  lo largo de los años, psicólogos e investigadores han venido considerando que  “emoción” e  “inteligencia” eran conceptos contradictorios pero, en los últimos tiempos, en la era de la nueva empresa, donde las habilidades de relación social son el motor hacia el éxito, se ha ido tomando conciencia sobre la importancia de las emociones como un plus añadido al clásico concepto de coeficiente intelectual (CI).

Tener un índice de inteligencia elevado implica la posesión innata de una serie de habilidades lingüísticas, matemáticas, técnicas, que pueden hacer prever que la persona dotada de ellas puede llegar a ser un gran estratega, profesor, científico,  porque  tiene  estas  destacadas  aptitudes  para  poder  serlo;  pero

¿cómo podrá, al margen de sus habilidades técnicas, conducirse esa persona en la vida si no es capaz de controlar sus emociones y sentimientos? De nada sirven las aptitudes, si no existe actitud emocional orientada hacia ellas.

La inteligencia emocional (IE) es, por tanto, un conjunto de actitudes, aparte de los conocimientos técnicos y aptitudes aprehendidas para una determinada orientación laboral, una especie de sexto sentido que hace a la persona más adaptable  al  medio  que  le  rodea,  más  capaz  de  superar  las  tensiones emocionales, tanto de origen personal como relacional, más apta para afrontar posibles consecuencias dedecisiones o actos y más resistente al estrés.

La  investigación  llevada  a  cabo  por  el  psicólogo  y  experto  en  IE,  Daniel Goleman, nos muestra un mapa de competencias emocionales, al cual nosotros vamos a añadir su reflejo grafológico:

 

Habilidades personales:

 

 

– Conciencia de uno mismo: Es el conocimiento de las propias emociones y la capacidad para reconocer el sentimiento en el mismo momento en que aparece. Nos habla también de autoconfianza y creencia en la propia valía o, lo que es lo mismo, autovaloración.

Grafológicamente: Escritura de tamaño normal, sencilla, clara y personalizada, que indica transparencia, sinceridad, naturalidad del ser.

 

–  Autorregulación: Capacidad para controlar las emociones y los impulsos, autocontrol y facilidad para impulsarse al cambio, para avanzar hacia el futuro sin miedos ni indecisiones. Es la habilidad para batallar contra el estrés, la angustia, las tensiones; para saber controlar los sentimientos  y adaptarlos al momento adecuado.

Grafológicamente:   Flexibilidad   en   los   renglones,   inclinación   vertical   o ligeramente inclinada a la derecha, puntuación precisa y centrada, ausencia de blancos  pronunciados  en  la  página,  firma  sencilla;  son  indicativos  de autocontrol emocional y autoconfianza.

 

–  Automotivación: Creencia en la propia valía y en la posibilidad de su orientación al logro de los objetivos proyectados. Compromiso con la empresa y capacidad de iniciativa e innovación.

Grafológicamente: Escritura personalizada, vibrante y ligeramente inclinada a la derecha  y  progresiva;  margen  derecho  pequeño  y  puntuación  ligeramente adelantada; trazos originales. Estos rasgos gráficos hablan de una personalidad creativa, orientada a futuro y comprometida con el proyecto de la empresa.

–  Empatía: Consiste en el reconocimiento de las emociones y sentimientos ajenos, en saber detectar los problemas y las necesidades de los demás y conectar con ellas. Esta capacidad tiene una orientación vocacional y es de gran valía  en profesionales de la docencia, asistencia sanitaria y también en lo referente al trato con clientes y dirección de empresas.

Grafológicamente:   Escritura   clara   y   simplificada,   de   tamaño   normal   y decreciente, de forma curva, ligeramente inclinada a la derecha y extendida.

 

Habilidades sociales:

 

 

Son  una  serie  de  comportamientos  relacionados  con  la  interrelación  de personas, como pueden ser la comunicación, el trabajo en equipo, la capacidad de influir y motivar a los demás, la cooperación y colaboración con el grupo, la creación de vínculos afectivos y profesionales, liderazgo, catalización de los cambios y orientación a objetivos comunes.

Grafológicamente: Escritura progresiva, con forma de guirnalda y con mezcla de curva y ángulo en las formas, vibrante; ligeramente inclinada a la derecha y cohesión ligada o agrupada; margen derecho pequeño o ausente. Estos rasgos indican entrega personal y afectiva, sociabilidad y comunicación, orientación al futuro y a los demás, vocación de comunidad con un objetivo único…

 

… en definitiva, inteligencia más sensibilidad.

 

 

 

“El ingrediente más importante en la fórmula del éxito es saber cómo entenderse con la gente” (Theodore Roosevelt)

 

 Sandra Mª Cerro

www.sandracerro.com

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest
Etiquetado , , , , , , , ,

1 pensamiento en “Inteligencia Emocional y su reflejo grafológico

  1. Semease realmente interesante haunque, creo que somos una serie de sentimientos encontrados,y en su gran mayoria todos estos sentimientos terminansiendo aquello que nos impide lograr todos nuestro obgetivos no saviendonos guiar o confundiendonos a tal grado de no saver q, dereccion tomar. rogelio

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies