Mi madre no me quiere

Un pensamiento, por desgracia, frecuente es “Mi madre no me quiere”. Esto ha quedado patente por el gran número de escuchas del podcast titulado Síndrome de la Madre Tóxica y, sobre todo, por la calidad de sus comentarios.

Este post quiero dedicarlo a compartir con vosotros/as dos comentarios que han llegado y que pueden ser de utilidad para muchas personas.

Cristina – Vie, 21/10/16 12:05

y cuando una madre tiene tres hijas y a una la ignora, a otra le muestra hasta señales de desprecio y a la tercera la adora y la acapara de una manera obsesiva, ¿esto como se explica?

Respuesta:

Cristina, habría que realizar un análisis detallado para minimizar el margen de error ante cualquier cosa que pudiera decir.

Con esa información parece una situación de compensación en negativo: a la primera la ignora como forma de equilibrar su mala infancia o mala relación con su propia madre, a la segunda la desprecia al ser un nuevo estímulo que le confronta con su mala infancia o relación con madre y a la tercera le adora por dos posibles motivos:

  • como forma de hacer daño a las 2 primeras.
  • Al estar más mayor es probable que se vea más vulnerable y trate mejor a la hija pequeña con la intención de que ésta la cuida

El daño hacia las hijas es una forma de hacer daño a su propia madre diciéndole: “No fuiste buena madre, no aprendí nada bueno de ti y no puedo ser mejor madre de lo que tú fuiste” al mismo modo que también confluye la creencia hacia las hijas: No sois mejores que yo, no os merecéis una madre mejor de la que yo tuve”.

Solución para la madre: terapia psicológica para eliminar el bloqueo emocional de la madre en la infancia (si la madre tiene un motivo para someterse a este proceso, algo altamente improbable, ya que su vida se basa en la carencia emocional y cambiar ese eje derrumbaría su vida tal y como la concibe).

Solución para las hijas: terapia psicológica para superar el duelo de la carencia de madre, desbloqueo emocional, poder abrazar el amor y no transmitir ese legado a sus hijos/as. El principal problema para las hijas es caer en una dicotomía emocional: buscar el amor desesperadamente por carecer de él en casa (esto desemboca en unirse emocionalmente a cualquier persona que le brinde un mínimo de cariño y no romper esas relaciones pese a ser infelices por miedo a no volver a tener nadie que las quiera o cuide) o el extremo contrario: hermetismo al amor y desembocar en una vida de desconexión emocional.

Concepción Molina – Mié, 19/10/16 18:12

Hola Francisco, tus audios me encanta, pero este no termino de encajarlo.

Como hija de una madre tóxica que soy, he aprendido a ser madre desde el respeto y la compresión hacia mi hijo de 13 años el cuál, vive con su padre desde hace 2.

Él es libre y solo sé que tengo que estar ahí siempre que él me necesite. Apoyarlo, darle amor sin restricciones, y hacerle ver cuando es necesario, que está equivocado e inculcarle valores, educación, respeto hacia él mismo y hacia los demás (dice que soy algunas veces pesada), pero siempre, desde el amor y respeto Como hija no entiendo, no puedo ponerme en su lugar, pero sí sé que la perdono y la amo con toda mi alma.

Todo empezó hace casi 9 años, cuando decidí vivir mi propia vida, cosa que ella no acepta y cada vez que “alzo el brazo” ella aprovecha para atacarme, para hacerme sentir culpable de su vida, problemas y un largo etc… pero ya no tengo argumentos para seguir como hija, estando ahí.

Me ha costado tanto querer entenderla, que la única cosa que existe hoy es distancia, aunque solo nos distancie 5 min. Me ha costado muchos años de llanto, rabia, tristeza, culpabilidad…que ya solo queda respetarme a mi misma primero.

Es una historia muuuuy larga de contar, pero solo voy a decirte unas palabras más. Salí del clan familiar, del matriarcado, me negué a seguir un patrón y corté patrones, decidí, arriesgue y luché por mi felicidad y por la de mi hijo… “Saqué los pies del tiesto”

Como siempre te digo, Gracias, gracias, gracias.

Respuesta:

Gracias a ti Concepción. Quizás a lo máximo que puedes aspirar es a entender algún día que con el legado que arrastraba no le quedaba otra opción a tu madre que ser como es. Integrar eso y, como bien has hecho, no transmitir ese legado a tus hijos. Un cordial saludo

Que tus hijos no piensen “Mi madre no me quiere”

Como se puede ver, pensar “Mi madre no me quiere” es frecuente pero porque le suceda a mucha gente no quiere decir que sea sano quedarnos en ese punto. Desde Mente Dinámica en Acción trato de que cada persona comprenda su situación porque, al menos, te mereces saber por qué estás en el punto en el que estás. A partir de ahí encontrar la salida es más sencillo pero si no sabes dónde estás ¿cómo saber por dónde salir?

Si eres un padre o una madre preocupada por tus hijos, por el legado que has recibido y por desear no transmitirle ninguna de tus cargas te recomiendo que realices una consulta de asesoramiento padres e hijos, por Skype o en persona (sólo en Alicante) y seas consciente de cómo tener la relación más sana con tu familia

asesoramiento-a-padres-y-madres

REALIZAR CONSULTA PRIVADA

Si ya piensas “Mi madre no me quiere”

Haber sido un niño o niña desatendidos emocionalmente por la madre crea un resentimiento en el adulto que debe subsanarse para eliminar obstáculos para lograr la paz y la felicidad.

Si sientes que tu niño interior está desatendido comienza YA a trabajar con la hipnosis para cuidar a tu niño interior de descarga gratuita.

4-hipnosis-gratis

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies