Por esto las relaciones tóxicas crean adicción

Nadie nace sabiendo

Nacer sabios nos privaría del sentido de la vida: autodescubrirnos. Nuestra vida es una línea temporal de aprendizaje por ensayo y error, donde cada día estamos “examinándonos” ante lo que la vida nos depara. Nuestra capacidad para ser felices en este mundo va de la mano de nuestra capacidad para adaptarnos a él y ver el lado bueno de las cosas.

Errar es significado de estar vivo/a. Si la vida tiene una meta, que es ser felices, es lógico que gran parte de nuestras decisiones erróneas se centren en las que tienen que ver con las relaciones afectivas que mantenemos.

¿Quién no ha vivido una relación tóxica?

Entramos en todas las relaciones afectivas por el mismo motivo: porque nos suman. Pero tras los compases iniciales y viendo todo lo que realmente aporta (tanto esperado como inesperado) esa relación, llega el momento de hacer balance.

¿Realmente es una relación positiva o una tóxica? ¿Es una relación que te suma o que te resta? ¿Es una relación que potencia tu forma de ser o la cohibe? ¿Es una relación que te permite ser tú mismo/a o te obliga a ser otra persona para agradar a tu pareja? Una relación tóxica es aquella que se basa en haber respondido la segunda alternativa en todas estas preguntas.

Si las relaciones tóxicas nos restan, no nos permiten ser nosotros mismos y nos cohiben… ¿por qué cuesta a veces tanto terminarlas?

Relaciones tóxicas = adicción

Es difícil romper con un hábito al que estás acostumbrado, del que te sientes adicto. Principalmente, la relación tóxica, pese a que te resta mucho, te suma algo que consideras importante. En la mayor parte de los casos es una forma de no estar solo/a y eso, por sistema, es algo que la mayor parte de la gente persigue bajo la creencia de que estar con alguien equivale a no estar solo y, como te expliqué en otro post, eso no es así.

Otro motivo fundamental es que si aguantas la dinámica de una relación tóxica (durante la semana estar 3 días feliz y 4 días amargado/a) estás habituándote a un patrón peligroso de reforzamiento llamado Programa de Reforzamiento por Intervalos, el cual es el responsable de crear adicciones perdurables en el tiempo. En este audio te explico con detenimiento este planteamiento.

¿Cómo salir de una relación tóxica?

Fundamental es que seas consciente de que esa relación no te da lo que realmente te mereces. Céntrate en ti, en tu pobre autoestima, que es capaz de aceptar un trato ingrato a cambio de sentir compañía física y, a veces, emocional. Has de poner el foco en ti, en quien eres, porque ese es uno de los dramas de este tipo de relaciones tóxicas. En gran parte de los casos la persona no sabe quién es si pierde esa relación. Estamos hablando a todas luces de una relación tóxica, ya que la persona se define en función de lo que hace por la otra, lo que la otra le premia, de tener a alguien en quien centrar todos sus esfuerzos olvidándose de sí mismo/a.

Terapia online Prensa

La mayor parte de casos que atiendo en Consulta Privada tienen una conexión con relaciones de este tipo. Estas sesiones son eficaces para ayudarte a dar el paso y servirte de guía para no desistir en tu intención de cambiar tu vida afectiva. Tanto de modo online como presencial (en Alicante, España) puedes tener una sesión.

Compartir en redes socialesfacebooktwittergoogle_pluspinterest
About The Author

PacoNavas

Facilitador de Resultados Personales · Psicólogo Colegiado AO-05916 · Consulta Privada Presencial en Alicante (España) y a través de Skype en todo el mundo · Reservas en http://mediaccion.net/contacto