Roles tóxicos: el parásito

DEFINICIÓN

El parasitismo es un proceso por el cual una especie amplía su capacidad de supervivencia utilizando a otras especies para que cubran sus necesidades

Ahora ya sabemos lo que es un parásito. Ahora bien,en la vida diaria ¿cómo identificamos a los parásitos que nos rodean? Su comportamiento va a ser la clave para detectarlos.

MODUS OPERANDI

  • Se acopla física y metafóricamente. El parásito no habla, acompaña.
  • Normaliza el parasitismo. Da por hecho que no tiene que hacer nada por nadie pero sí recibir.
  • Mutismo selectivo. Acompañará silenciosamente hasta que desea obtener información, momento en el cual pregunta.
  • Suele hablar para sí mismo. Recitar parrafadas que sólo él entiende y que para otra persona tenga sentido.
  • Invade el territorio de quien tiene delante. No sólo se acopla sino que se siente con la potestad de imponer la norma a seguir. Es habitual que cuestione cualquier acto de quien tenga próximo intentando denotar lo absurdo que a él le parece determinada acción.
  • No agradece porque ¿por qué agradecer lo que se merece por derecho?
  • Carece de cualquier sentido de la justicia. Su balanza siempre se decanta hacia el lado en el que él sale ganando. Como he dicho, jamás da.

Lo más importante una vez detectado el parásito, ¿cómo nos protegemos de él?

 

EL ANTÍDOTO

Un parásito vive a partir de los recursos de otras personas. La única forma de eliminarlo es no proporcionarle recursos. Cuando no no te vea como una fuente de algo que le interesa te dejará de lado en busca de otra víctima que sacie sus necesidades.

 

LA VENTAJA DE DESPARASITARTE

¿Para qué sirve un parásito? Para nada. ¿Qué supone su pérdida? Una suma al evitar pérdida de recursos en concepto de “robo”.

 

 

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest
Etiquetado , , , , ,

8 pensamientos en “Roles tóxicos: el parásito

  1. Como se diferencia el parásito del egoísta?

    1. A mi entender ambos son egoistas, siendo el parásito una versión más extrema del egoista. Además hay una diferencia fundamental. El parásito no gasta recursos propios aprovechándose de los de otra persona. El egoista no suele subsistir a partir de otro sino quedárselo todo para sí mismo. El parásito no gasta, el egoista sí.

      1. Y el perfil de personas que se dedicana aprender, absorver de otros sus conocimientos, formas de vida, gustos, hobbies, pero que a cambio no aportan o no saben correponder? Esos qué son?

  2. Me refiero a la gente que no aporta o no sabe corresponder, quizá por forma de ser, educación…; pero no porque voluntariamente pretenda aprovecharse del prójimo sino porque no sabe ver las necesidades del otro, o porque considera que el éste está perfectamente como es o “no necesita mejoras”.

    1. Mencionas tantas características que creo que no entrarían todas dentro de un mismo perfil de rol tóxico. Haces mención a personas que podríamos catalogar como:

      – Parásitos: absorber de otros, no aportan nada
      – Tacaño emocional: no sabe corresponder
      – Complejo de superioridad: no necesita mejoras

  3. Jajajaj! Muy bueno! En realidad quien indica que no necesita nada para mejorar o para cambiares el otro, no uno mismo! Yo creo que lo de la tacanieria emocional o la tristeza espiritual es mas acertada! Besos y gracias! Eres un crack

    1. Es complicado porque a partir de unos mínimos rasgos es difícil dar definiciones que encajen en personas que sólo tú conoces, pero para haberlo hecho a ciegas no está mal 😉 Un saludo!

  4. Sin duda! Yo creo en la gente proactiva, pero entiendo que hay gente con personalidades y formas de ser muy variadas. Gracias! Te sigo mucho en tus publicaciones! Animo!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies