Etiqueta: Hollywood

Abre los Ojos (Parte 9): Afronta la Navidad + Lo rentable de que no adelgaces + Star Wars para niños + 35 años: ¿drogarte?

En este episodio de Abre los Ojos reflexiono sobre los siguientes temas: También puedes escuchar este podcast desde Youtube Si tienes interés en escuchar los anteriores episodios de Abre los Ojos haz click en el siguiente botón: Compartir en redes sociales

Leer más

La teoría del cine

Teoría del cine

El otro día en una sesión individual, mientras realizaba una constelación familiar, de modo improvisado (como generalmente salen las mejores cosas) hablé de la teoría del cine para referirme a una clave fundamental para lograr el cambio en la vida, así como una clave por la que muchos terapeutas no consiguen que sus pacientes logren sus objetivos.

Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Penélope Cruz: análisis grafológico de una ganadora del Oscar de Hollywood

Ganadora del Óscar 2009 a la Mejor Actriz de Reparto, Penélope Cruz se ha convertido en la primera actriz española ganadora de tan preciado galardón cinematográfico.

Penélope

Aclamada por sus éxitos; envidiada y admirada por sus romances, y criticada por la prensa española por su actitud distante y poco generosa con los medios, ha dejado bien claro esta vez que puede conseguir todo aquello que se proponga, pese tanto a críticos como enorgullezca a admiradores.

El grafismo de su firma nos revela a una mujer de “rompe y rasga”, escondida tras la candidez de una cara con ángel. Dueña y señora de un impetuoso y apasionado carácter, no es capaz de permitirse la duda o el desequilibrio sino se muestra firme, tajante, segura de sí misma, imperativa en sus deseos tanto como en sus ambiciones.

Penélope

Es inteligente y no parecen gustarle las medias tintas a su espíritu constante y riguroso.

Su apariencia distante para la mayoría lo es así en realidad salvo para Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Audrey Hepburn. Su escritura como espejo de una cara con ángel.

“Lo que realmente se necesita para ser una estrella

es un elemento extra que Dios te da o no te da.

Es algo con lo que naces.

Algo que no se puede aprender.

Dios la besó en la mejilla, y allí surgió ella”

 

(Billy Wilder)

 

Audrey era simplemente Audrey. El símbolo de la belleza,  el  glamour y  la elegancia  por excelencia  no era  más que el  paradigma de la sencillez,  un maniquí luciendo la pose más difícil de lograr: la naturalidad.

 

La serenidad de su mirada era el reflejo de  su personalidad  clara y transparente, condenadamente ausente de subterfugios  y disfraces,  porque Audrey aun disfrazada no dejaba jamás de ser Audrey. ¿Quién no guarda en su recuerdo cinematográfico la famosa escena, en “Desayuno en Tiffanys”, donde la protagonista se come un croissant mientras mira y admira los diamantes de un escaparate? Un tierno y humilde dulce compitiendo, en candidez y elegancia, con un diseño de Givenchy.

 

No cabe duda de que quienes la tuvieron cerca supieron vestirla con personajes a su medida, y ella aceptó simplemente ser ella misma.

 

  

“Desde hace mucho tiempo, decidí aceptar la vida sin condiciones.

Nunca esperé que la vida me diera algo especial, y aún así conseguí mucho mas de lo que jamás hubiera esperado.

La mayoría de las veces, las cosas me han sucedido sin buscarlas yo”

 

(Audrey Hepburn)

 

 

 

Su escritura refleja la misma calma, serenidad y dulzura que reflejaba su rostro. Discreta y amable al trato, era poco amante de destacar,  de ser  centro de atenciones en grandes círculos sociales. Ella misma se definía como una chica introversa a  la que le resultaba enormemente difícil realizar papeles de mujer excéntrica y alocada.

 

Timidez  unida a templanza; Audrey jamás perdía el  control de sí  misma por algo que no fuese simple curiosidad. Replegada en su centro e indecisa a la hora de dar dos pasos más  allá de lo debido, sí  contenía un poso  de  alma inquieta, de esas que escrutan horizontes  de ilusiones  aún sin  atreverse  a entregarse por completo a ellos. Quizás no se atrevía a soñar por temor a ver efectivamente cumplidos sus sueños.

 

No es de extrañar que Gregory Peck dijera de ella que era muy fácil amarla. No podría decirse menos de un ser para el que la maldad constituía una realidad más que remota. Amante de los suyos, tremendamente conservadora de sus afectos, capaz de transmitir tanto con  la calidez de  la  palabra  como  con  ladulzura de sus gestos, dechado de generosidad elegante y respetuosa para dar y para darse.

 

 

 

 

La originalidad  del trazo inicial de este  fragmento  de texto,  que podemos apreciar con mayor detalle en la imagen inferior, nos da clara muestra de una personalidad   Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Johnny Depp: actor y enigma. Análisis grafológico de su personalidad.

¿QUIÉNES SOMOS?

FOBIAS

SEXO

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

EFECTOS ÓPTICOS

CURSOS ON-LINE

PSICOPEDIA

FRASES CÉLEBRES

COMPLEJOS

BIOGRAFÍAS

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

PASATIEMPOS

PROGRAMA DE PUNTOS

PELÍCULAS ON-LINE

VIDEOS

TIENDA

SALIMOS EN PRENSA

SUEÑOS

AYUDA PARA PADRES

GRAFOLOGÍA

 

LOST

AUDIOPOSTS

CONCIENCIA SOCIAL

BOLSA DE TRABAJO

NOTICIAS

 

 EXCLUSIVA SANDRA CERRO

Antes de nada, he de confesar que el análisis grafológico de la personalidad de Johnny  Depp  que  pretendo  hacer  aquí,  no  es  consecuencia  más  que  del enamoramiento… sí, confieso que me enamoré de su firma, de un garabato que tenía por ahí perdido entre otras firmas. Me atrapó sin mas y aquí estoy, enfrentada a ella y a algunas escrituras que otros seres fascinados como yo me han ido amablemente aportando, y a quienes quisiera dedicar este artículo muy especialmente.

No hace falta decir que la versatilidad y el magnetismo de Johnny Depp atraviesan la pantalla irremediablemente. De él podría decirse que es actor en cuerpo y en alma. Artista de cuerpo entero, en la gran pantalla y en la vida.

Del mismo modo en que el  entrañable Eduardo Manostijeras se convierte en pirata y guerrero, o en que el pistolero mexicano se transforma en el soñador de Peter Pan, así es Mr. Depp capaz de descender a los abismos tras haber sido capaz como nadie de tocar el cielo. La espiritualidad, la ensoñación, la fantasía, la creatividad y la idealidad conviven en comunión  con la  terrenalidad y lo subterráneo, lo material y lo pura y básicamente instintivo.

El enigma reside en una inconmensurable sensibilidad y una enorme capacidad intuitiva.Podemos ver en él cómo se mezclan el equilibrio y la pasión, se combinan los sentimientos con la estricta razón, y se entremezclan  la suavidad y la dulzura con el temperamento y la máscara autoritaria.

La  personalidad  clara,  transparente,  entregada,  sin  ánimo  de  ocultamiento alguno del Johnny social manifiesta, sin embargo, rasgos de marcada reserva y desconfianza,  que constituyen una educada y prudente invitación a no penetrar en lo más íntimo de su ser.

 

 

Este espíritu de reserva se traduce además en un comportamiento aderezado de prudencia y en una sutil diplomacia en el trato con personas ajenas a su estricta confianza. Él no engaña; es transparente y sincero, se muestra tal cual es con esa envoltura suya en entrañable locura llena de misterio, pero, como dijo el poeta John Dryden “el que quiera encontrar perlas, debe sumergirse”. El alma  de  Mr.  Depp  es  un  profundo,  casi  insondable  pero  maravilloso, sorprendente y mágico abismo.

Johnny  es  sociable,  comunicativo,  afectivo,  pero  a  la  vez  cauto  en  estos aspectos  de  relación,  equilibrado  en  las  emociones,  comedido  en  las manifestaciones de afecto, respetuoso ante el terreno ajeno haciendo, a su vez, respetar el terreno propio. Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies