Etiqueta: necesidad

Ser una puta en tus relaciones

Hoy te voy a hablar de algo que hemos hecho todos. Yo el primero. Ser una puta. ¿Qué es ser una puta en una relación? Olvidarte de ti, valorar a la otra persona más que a ti, darte valor en función de lo que te dicen que vales… Tiene muchos nombres. Se asemeja mucho al […]

Leer más

No necesitas hipnosis

Sé que te sonará raro que te diga esto pero no necesitas hipnosis. Necesitas beber, comer, dormir… pero la hipnosis no es una necesidad. Del mismo modo, no necesitas vestir bien o lavarte pero seguramente sea una de tus opciones personales para estar lo mejor posible. Con la hipnosis pasa igual. Si la usas no […]

Leer más

Errores Habituales: No respetarte

Hay muchas formas de faltar al respeto. Socialmente parece que la más reconocida y rápidamente identificable es gritar o insultar a otra persona. No creo que esta sea la forma más nociva de dañar a nadie. Creo que la falta de respeto continuado se puede mostrar a través de otras conductas invisibles a simple vista […]

Leer más

Roles tóxicos: Floppers de la vida

El flopping es un término de moda en el baloncesto debido a la norma antiflopping que este año ha instaurado la NBA. Según ésta, se penaliza a aquellos jugadores que simulen contactos y faltas recibidas. Por ejemplo, si al impactar un jugador con otro en un lance habitual del juego, alguno de ellos teatraliza la […]

Leer más

Tip: Actúa en función de tu deseo y no de tu necesidad

Un error habitual a la hora de autosabotearnos es actuar en función de nuestras necesidades y no según nuestros deseos. Por ejemplo, si necesitas sentir que le caes bien al resto de personas te expondrás a situaciones y a relaciones en las que no deseas verte envuelto/a, pero a las que llegarás porque necesitas saber […]

Leer más

No siempre la conducta aparentemente lógica es la correcta

Si ves lo que el resto de personas ven, es muy probable que actúes como uno de ellos. ¿Dónde está la diferencia? ¿Qué te hace genuino/a? Desde luego, no puedes permitir que esta última pregunta se responda por tu capacidad de imitar a la mayoría.

La escena que te presento a continuación pertenece a la película Patch Adams y representa el espíritu de lo que te quiero transmitir. Disfrútala y continuamos “hablando”.

Inspiradora escena, ¿verdad? A mí me gusta porque sirve de termómetro sobre el que definirme en momentos concretos. Viéndola, con la sensación que produzca en ti, rápidamente podrás darte cuenta de que estás en un momento de libertad mental (si lo que ves conecta contigo) o de anquilosamiento de ideas (si lo que ves despierta en ti la más genuina de las envidias).

Si tu mente no está, o mejor dicho, se siente libre no podrás disfrutar en la medida de lo posible de cada situación diaria. Cierto es que una mente atrapada te protege de experimentar todos los males que conlleva una situación negativa. No obstante, eso es vivir con el freno de mano echado. Jamás irás lo suficientemente deprisa para Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Roles tóxicos: Vampiros de energía

¿Alguna vez has estado en un grupo y has notado cómo progresivamente el agotamiento hacía acto de presencia sin motivo aparente? Si la respuesta es afirmativa ten la seguridad de que la explicación más probable es que estas en compañía de vampiros de energía, personas que se alimenta de tu propia energía porque viven en […]

Leer más

Roles tóxicos: quien busca autohomenajes

¿Qué es un autohomenaje?

Quienes me conocen saben que llevo hablando de autohomenajes mucho tiempo. ¿Quién hace un autohomenaje? Para responder a esta pregunta hay que responder antes a ésta otra: ¿Qué es un autohomenaje? Siendo incisivos, un autohomenaje es un acto que brinda una persona para recibir elogios hacia sí mismo/a. Ahora, ¿quién hace autohomenajes?

¿Qué personas recurren al autohomenaje?

Existe varias tipologías, pero a todas subyace una falta de cariño o atención. Por clasificarlas habría personas que: Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Hay que adaptarse a los pacientes que se lo merecen


Adaptarse a las circunstancias

Una de las grandezas y miserias de la terapia psicológica es que el terapeuta se ve enfrascado en la realidad de su paciente, de modo que los sucesos inoportunos de la vida de esta persona afectan al terapeuta. Me explico. Si al paciente con el que pasas terapia le cambian de trabajo, eso afecta al terapeuta, no directamente, pero sí indirectamente al desarrollo de las sesiones, el planning semanal de tareas, la generación de motivaciones puesta en marcha desde el comienzo de sesiones, la carga de objetivos, la relación paciente – terapeuta…

Pacientes a los que hay que decir que no

Hay pacientes que te piden una justificación o una garantía de que les podrás ayudar. A estos hay que decirles el primer día de sesión que no quieres trabajar con ellos porque si les das una garantía sólo les estarás dando un motivo para justificar que no progresan tan bien como creían (dar una garantía es muy tentador, cada paciente imagina que esa garantía le supone un efecto mágico e instantáneo en su curso terapéutico y estas expectativas jamás se cumplen).

Existe otro caso en el que siempre digo que no quiero trabajar con un paciente. Este caso se da cuando el paciente ha dejado de venir a alguna de mis sesiones y no me ha dado un motivo justificado; o bien si me ha avisado de su ausencia en una sesión pero no se ha esforzado en cerrar una nueva fecha según mi disponibilidad. ¿Traducción? Esta persona no está interesada. Esta persona no necesita terapia, no porque no le haga falta (que casi siempre es lo que necesitan) sino porque cree que no la necesita y, por tanto, acudir a terapia es una pérdida de tiempo para paciente y terapeuta porque esa persona no se esforzará en lograr un cambio, ya que según ella está bien. A estas personas hay que desecharlas, al menos, mientras mantengan un nivel de motivación tan ínfimo por los beneficios de acudir a terapia.

A estos pacientes hay que darles todas las facilidades posibles

El caso diametralmente opuesto es el del paciente que quiere acudir a terapia, que es consciente de que la necesita y que, tras un cambio repentino (lugar de trabajo, enfermedad de un familiar…) no puede acudir a terapia tal y como estaba planificada pero manifiesta la necesidad de Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies