TIP: Grita tus sentimientos

TIP Grita tus sentimientos

Si acumulas frustraciones, respuestas que no has querido dar por no querer quedar mal, decepciones y resto de cargas negativas, es más que probable que más pronto que tarde explotes de una manera que no controles. La necesidad de expulsar todo “lo tóxico” almacenado se abrirá paso para abandonar tu organismo para encontrar alivio. En ese paso, el control es secundario y sólo hace acto de presencia cuando has calmado la necesidad primaria de aliviar tu dolor haciéndolo patente.

En ese momento de rotura, de voz en grito, un error que no debes cometer es el de aplacar tu ira responsabilizando a los demás. ¿Has recapacitado alguna vez sobre las cosas que solemos decir al gritar? En un listado bastante amplio podemos destacar los famosos “‘¡Te odio!”, “¡Me tienes harto/a!” y “¡No te soporto!”.

Cuando gritamos de ese modo no nos aliviamos porque responsabilizamos a otra persona de lo que nos sucede. Al no controlar el comportamiento de otra persona, trasladamos la causa de nuestro malestar a algo que se escapa de nuestro alcance y, por tanto, perpetuamos nuestro malestar.

La forma correcta y que yo recomiendo siempre es la de gritar desde el yo, hablando de cómo te sientes: “‘¡Me siento mal!”, “¡Me duele!” o “¡Estoy hecho polvo!” son formas adecuadas de expulsar nuestro cúmulo de rabia porque conectan con lo que realmente nos sucede y no deja lugar a intermediarios responsables de nuestra sensación.

En nuestra sociedad hay ámbitos donde incluso llegar a estar mal vista la sinceridad por inusual. En ocasiones, se malinterpreta el ser honesto hablando de lo que nos duele como signo de debilidad. En mi opinión, es al contrario. No hay persona más valiente que la que reconoce lo que le daña y la sensación que esto le produce. Va en contra de la tónica habitual de construirnos una armadura de invulnerabilidad pero precisamente eso es lo que nos deshumaniza, por tanto, hay que desecharlo.

Este es un primer paso ideal para tomar consciencia de cómo nos sentimos. Si te cuesta ser transparente en cuanto a vulnerabilidades en tu vida diaria, al menos permítete el lujo (que realmente es una necesidad) de serlo en tus momentos de explosión. Te aliviará.

ENTRADA PATROCINADA POR

Grupo Terapéutico

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest
Etiquetado , , , , , ,

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies