Etiqueta: valía

No me merezco que me trates así – Experiencia de Olga

He recibido un mensaje de Olga en el que me cuenta cómo ha empezado a actuar de modo diferente desde que forma parte del Club de los Anormales. El caso concreto que me comentó se refiere a tomar las riendas de su vida y decirle a una persona tóxica algo fundamental que no había dicho […]

Leer más

La importancia de marcar límites

Esta semana he meditado sobre la importancia de marcar los límites en las relaciones sociales. Desde mi perspectiva, en muchas ocasiones, un límite es la garantía para no ser atacado, tu tabla de salvación o tu garantía de que alguien no te la jugará.

Aspectos a tener en cuenta

  1. Marcamos un límite específico con cada persona de nuestro entorno en función  de la relevancia que tenga para nosotros.En el caso de personas que no consideremos emocionalmente importantes las limitaremos (permitidme el término, equivale a “estableceremos el límite con ellas”) en función del grupo al que pertenezcan (“la gente del trabajo”, “mis vecinos”, “la chica del bar”, etc).
  2. No me comporto igual con mi mejor amigo que con el portero de mi bloque, por tanto, a cada uno les permitiré un grado distinto de información y confianza sobre mí.
  3. Marcamos un límite específico en cada contexto. No soy igual de expresivo sobre cuestiones personales en el salón de mi casa cenando con mis amigos/as que en la cola de la caja del supermercado.
  4. El límite se ve afectado por nuestro momento personal. Si tengo un problema que me preocupa puedo sentirme más retraido del mundo que me rodea, lo que puede provocar que no sea tan expresivo, ni tan parlanchín con la gente de mi entorno. En este caso, estaría aumentando el límite respecto a ellos/as. Por contra, si soy feliz porque recientemente me ha pasado algo bueno puedo reducir ese límite con mi entorno, puedo ser más expresivo, más comunicativo, en algunos casos más agradable. Esto no siempre es positivo porque puede desembocar en situaciones dicotómicas tales como contar intimidades a alguien de quien suelo protegerme porque conozco su indiscrección o ser demasiado seco con alguien con quien habitualmente mantengo un trato cordial.
  5. Los límites son dinámicos. Conforme me aproxime o aleje de una persona (tenga más confianza o menos, discuta o disfrute con él/ella, etc.) habré de modificar la posición del límite. Este aspecto correlaciona directamente con la segunda razón para establecer límites (ser consecuente).

Razones para establecer límites

  1. Seguridad: marco una línea de seguridad que si es sobrepasada me justifica un ataque o una retirada hacia esa persona.
  2. Ser consecuente: me libra del comportamiento dicotómico: hoy soy de una manera y mañana de otra, hoy te permito que me digas o hasta esto y mañana no.
  3. Estabilidad: traza una continuidad en mi comportamiento con los demás y los demás conmigo
  4. Incentivo para las relaciones sociales: conforme avance en una relación (sea del tipo que sea: amistad, sentimental, laboral, vecinal, etc.) el límite irá reduciéndose. Es esto un incentivo para las persona que componen esa relación. El pensamiento clave sería el siguiente Leer más
Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies