La importancia de marcar límites

Esta semana he meditado sobre la importancia de marcar los límites en las relaciones sociales. Desde mi perspectiva, en muchas ocasiones, un límite es la garantía para no ser atacado, tu tabla de salvación o tu garantía de que alguien no te la jugará.

Aspectos a tener en cuenta

  1. Marcamos un límite específico con cada persona de nuestro entorno en función  de la relevancia que tenga para nosotros.En el caso de personas que no consideremos emocionalmente importantes las limitaremos (permitidme el término, equivale a “estableceremos el límite con ellas”) en función del grupo al que pertenezcan (“la gente del trabajo”, “mis vecinos”, “la chica del bar”, etc).
  2. No me comporto igual con mi mejor amigo que con el portero de mi bloque, por tanto, a cada uno les permitiré un grado distinto de información y confianza sobre mí.
  3. Marcamos un límite específico en cada contexto. No soy igual de expresivo sobre cuestiones personales en el salón de mi casa cenando con mis amigos/as que en la cola de la caja del supermercado.
  4. El límite se ve afectado por nuestro momento personal. Si tengo un problema que me preocupa puedo sentirme más retraido del mundo que me rodea, lo que puede provocar que no sea tan expresivo, ni tan parlanchín con la gente de mi entorno. En este caso, estaría aumentando el límite respecto a ellos/as. Por contra, si soy feliz porque recientemente me ha pasado algo bueno puedo reducir ese límite con mi entorno, puedo ser más expresivo, más comunicativo, en algunos casos más agradable. Esto no siempre es positivo porque puede desembocar en situaciones dicotómicas tales como contar intimidades a alguien de quien suelo protegerme porque conozco su indiscrección o ser demasiado seco con alguien con quien habitualmente mantengo un trato cordial.
  5. Los límites son dinámicos. Conforme me aproxime o aleje de una persona (tenga más confianza o menos, discuta o disfrute con él/ella, etc.) habré de modificar la posición del límite. Este aspecto correlaciona directamente con la segunda razón para establecer límites (ser consecuente).

Razones para establecer límites

  1. Seguridad: marco una línea de seguridad que si es sobrepasada me justifica un ataque o una retirada hacia esa persona.
  2. Ser consecuente: me libra del comportamiento dicotómico: hoy soy de una manera y mañana de otra, hoy te permito que me digas o hasta esto y mañana no.
  3. Estabilidad: traza una continuidad en mi comportamiento con los demás y los demás conmigo
  4. Incentivo para las relaciones sociales: conforme avance en una relación (sea del tipo que sea: amistad, sentimental, laboral, vecinal, etc.) el límite irá reduciéndose. Es esto un incentivo para las persona que componen esa relación. El pensamiento clave sería el siguiente: “Ya no es como al principio, ahora somos más amigos, ahora compartimos más cosas, ahora sé más cosas de él/ella”. Traducción: “Ahora no me limita, yo tampoco le limito a él/ella, me abro más, no siento que pueda atacarme o que pueda usar la información que sepa de mí para hacerme daño”.
  5. Autovaloración: es el motivo más importante. Si estableces límites te darás valor. Dicho de otro modo, si te pones a disposición total de cualquier persona, esa persona no te valorará y, lo peor, no te valorarás tú a ti mismo/a. Recuerda, sólo quien no se valora tiene la necesidad de ofrecer su mejor versión con todas las personas, sean importantes o no para él. La seguridad radica en la independencia de la valoración externa (en breve publicaré un artículo al respecto de este tema).
  6. Valoración externa: no hace falta que lo explique. ¿Acaso alguna vez te ha interesado lo que está a tu diposición en cualquier momento que desees? ¿Acaso conoces a alguien que tenga piscina en su propia casa y desee bañarse cada día en ella tanto como alguien que no la tenga? Si eres alguien que no establece límites, que está siempre disponible serás como esa preciosa piscina en la que puedes bañarte en cualquier momento pero apenas lo haces porque sabes que si no te bañas hoy lo podrás hacer mañana o pasado mañana… Pasarán los días, los meses y cuando quieras darte cuenta el verano habrá pasado y ya no podrás bañarte.

Recomendaciones para poner en práctica los límites

Si te cuesta establecer límites comienza identificando a las personas a las que desearías limitar en tu vida. Identifica un grupo de personas que te hagan sentir a su disposición, con quienes no tengas el control de la situación, con quienes no estés tranquilo/a porque sientes que el buen o mal fin de la interacción con esa persona jamás depende de ti. Dicho de otro modo, personas con las que no tienes un límite establecido y que hacen contigo lo que desean y, peor aún, tú te has dejado hasta el momento actual.

Una vez establecidos los límites iniciales sé consecuente con esta decisión. Esto no significa que si has decidido alejarte de una persona jamás te acerques a ella o que jamás dejes que ella se aproxime a ti (emocionalmente hablando, sobre todo). Cuando hablo de ser consecuente me refiero a que tú controles si esa persona se aleja o no de tu vida. No vale que porque esa persona comience a valorarte tú decidas quitar todos los límites porque es suficiente recompensa para ti el haber sido valorado/a una única vez en tu vida. Si haces esto cometerás el mayor error de tu vida: demostrar que eres capaz de hacer las cosas pero no tienes constancia para terminarlas. De lo que te hablo es de que tú decidas cuándo y cómo esa persona se aproximará a ti o, mejor dicho, tú se lo permitirás. No es su deseo quien controla la relación, sino el tuyo.

Si has establecido límites con personas (cosa que aconsejo), tan sólo has de continuar en este camino. Las relaciones sociales no son estáticas, su dinamismo hace que constantemente tengas que reajustar ese límite en función de la relación que vivas con esa persona. Si esa persona te hiere eleva el límite, no te pongas en su radio de acción. Si esa persona te suma, te aporta, reduce el límite con ella. Es tan nocivo exponerte a tus “enemigos” como aislarte de tus “amigos”.

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

3 Replies to “La importancia de marcar límites”

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat