Año nuevo, vida nueva

Uno de los mayores errores a la hora de fijarnos metas o de tomar decisiones para el año que está por llegar es que no contamos con los datos suficientes o con un plan específico para lograrlas.

Propósitos de Año NuevoPor ejemplo, si tu propósito es eliminar tus deudas, es bueno que comiences por preguntarte cuánto dinero debes en total. No es lo mismo deber 2,000 euros que 10,000.

Asimismo, calcula cuánto dinero tienes que pagar mensualmente para amortizar tu deuda en un año y si dispones de esa cantidad cada mes. Recuerda que si sólo pagas mensualmente el monto mínimo requerido o una cantidad moderada a tus préstamos bancarios o de tarjetas de crédito, difícilmente lograrás saldar tus deudas en 2009. Es importante ser realista con lo que puedes lograr.

Por otra parte, si decides pagar una cantidad mayor mensualmente, debes cerciorarte primero de que tu presupuesto lo permite para no terminar apretado a la hora de pagar gastos de primera necesidad, como la comida, la electricidad o la hipoteca. De lo contrario, podrías terminar usando las tarjetas nuevamente.

Si tu meta este año es comprar la casa de tus sueños, piénsalo dos veces. En una época de crisis económica, como la de ahora, lo más aconsejable es gastar poco, eliminar deudas y guardar dinero.

Primero, recuerda que en la actualidad los bancos dificultan cada vez más la concesión de préstamos. Consulta tu cuenta bancaria y a tu familia para saber cuánto dinero tienes para el pago de entrada.

No es lo mismo dar 60,000 dólares para comprar una casa de 200,000 que pagar 6,000 dólares, ya que al final la hipoteca se puede transformar en un gigantesco elefante blanco que luego no te permita ni ir al cine con tu familia porque todo lo que ganas tienes que invertirlo en la casa.

Si de adelgazar se trata, piensa que no es lo mismo rebajar 20 libras que 80. Es muy fácil decirte y anunciar a los cuatro vientos: “El 1 de enero me pongo a dieta”. Pero luego verás que te frustras porque no dispones de un plan bien concebido y analizado.

Por ejemplo, ¿cuánto crees que puedes perder cada mes? ¿Es realista tu meta? Un joven de 25 años pierde peso mucho más rápido que un adulto de 45, ya que con los años el metabolismo cambia.

Además, debido a ciertos achaques propios de la edad, hay ciertas dietas y ejercicios vigorosos que no todos los adultos mayores pueden realizar. También toma en cuenta que durante el proceso para bajar de peso hay circunstancias inesperadas que podrían hacer tambalear tu voluntad.

Por ejemplo, si sigues una dieta muy estricta, y de pronto pierdes el empleo o te reducen el salario, corres el riesgo de ponerte ansioso y, en consecuencia, comer compulsivamente. Pero si sigues un régimen fácil de cumplir es posible que no descarriles.

No dejes de considerar los pro y los contra en tus propósitos de Año Nuevo.

Habla de ellos con otras personas, como familiares o amigos, ya que desde afuera otros pueden ver lo que tú no ves y pueden ayudarte a recapacitar. Además, independientemente de las metas que te fijes, hazte el firme propósito de no desviarte de ellas y, cuando las logres, recompénsate.

¿QUIERES TERAPIA ON-LINE?

Servicio de Mensajería Instantánea Messenger

Correo Electrónico

Ayuda y Asesoramiento por Chat Messenger

Ayuda y Asesoramiento por E-mail

Teléfono

Servicio de Chat de Voz Skype

Ayuda y Asesoramiento por Teléfono

Ayuda y Asesoramiento por Chat de Voz

Compartir en redes socialesFacebooktwitterpinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies