Cuando mentimos nos crece la nariz

La fábula de Pinocho, ese niño de madera al que le crecía la nariz cuando contaba mentiras, cobra realismo a la luz de los resultados de un estudio realizado con cámaras especiales que miden el flujo sanguíneo.

Se ha comprobado que cuando una persona miente su nariz crece debido a que el aumento de la tensión arterial inflama el tejido blando del interior de la nariz, lo que a su vez provoca un hormigueo en las terminaciones nerviosas.

Este dato refuta a nivel científico la creencia base en el estudio del lenguaje no verbal referida a que cuando alguien nos cuenta algo mientras que se frota la nariz hay probabilidades de que nos esté mintiendo.

Por desgracia, a simple vista la percepción de la inflamación nasal es mínima, por lo que hay que recurrir al estudio de otros aspectos no verbales para llegar a concluir que alguien nos miente.

ENTRADA PATROCINADA POR

Lenguaje No Verbal

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat