Categoría: grafología

Grafología: Interpretación de tu escritura

Buscando el término grafología en el diccionario de la RAE encontramos la siguiente definición grafología De grafo- y -logía. 1. f. Arte que pretende averiguar, por las particularidades de la letra,cualidades psicológicas de quien la escribe. Es una disciplina que despierta el interés de propios y extraños dado que revela cualidades de la persona que […]

Leer más

Penélope Cruz: análisis grafológico de una ganadora del Oscar de Hollywood

Ganadora del Óscar 2009 a la Mejor Actriz de Reparto, Penélope Cruz se ha convertido en la primera actriz española ganadora de tan preciado galardón cinematográfico.

Penélope

Aclamada por sus éxitos; envidiada y admirada por sus romances, y criticada por la prensa española por su actitud distante y poco generosa con los medios, ha dejado bien claro esta vez que puede conseguir todo aquello que se proponga, pese tanto a críticos como enorgullezca a admiradores.

El grafismo de su firma nos revela a una mujer de “rompe y rasga”, escondida tras la candidez de una cara con ángel. Dueña y señora de un impetuoso y apasionado carácter, no es capaz de permitirse la duda o el desequilibrio sino se muestra firme, tajante, segura de sí misma, imperativa en sus deseos tanto como en sus ambiciones.

Penélope

Es inteligente y no parecen gustarle las medias tintas a su espíritu constante y riguroso.

Su apariencia distante para la mayoría lo es así en realidad salvo para Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Frases Célebres: Sandra Cerro

    Hay una frase que me encanta que dice “el Maestro sólo llega cuando el alumno está preparado”. Es absurdo meterle prisa a la vida, sólo por convencionalismos sociales o por el qué dirán. Cada uno es como es, y no hay que forzar las cosas. La vida es como un río, va por […]

Leer más

Imágenes de la charla de Sandra Cerro en la UNED

El pasado viernes 24 de octubre Sandra Cerro dio una charla informativa gratuita sobre grafología en la UNED. La experiencia puede calificarse de éxito gracias a la buena labor de Sandra y la afluencia de participantes que llenaron el aula. A continuación, las imágenes de la segunda y última charla de Sandra, en este caso […]

Leer más

Inteligencia Emocional y su reflejo grafológico

“La aptitud emocional es una meta-habilidad, y determina lo bien que podemos utilizar cualquier otro talento, incluido el intelecto puro”. (Dr. Daniel Goleman)   La inteligencia emocional, concepto tan difícil de definir como de medir, es la competencia laboral que ha experimentado un mayor auge en los últimos tiempos y se ha convertido en una […]

Leer más

Grafología de los candidatos a habitar la Casa Blanca

En vísperas a las próximas y tan esperadas elecciones a la Presidencia de los Estados Unidos, y desde la distancia puramente objetiva que imprime la ciencia grafológica, no he podido menos que acercarme a los autógrafos de los tres candidatos, Obama, Clinton y McCain, tan diferentes entre sí, pero tan sumamente fascinantes, entusiastas y no menos carismáticos todos y cada uno de ellos. 

  

  

BARACK OBAMA

 

 

 

Podemos encontrar en el candidato Obama a una personalidad dotada de una inteligencia prodigiosa y de una notable capacidad de análisis, bajo el imperio de la lógica y el pragmatismo, y sin dejar por ello de lado al duende intuitivo y no exento de emotividad. Le caracteriza asimismo un ego o autoconcepto altamente carismático, que desea ser reconocido y elevado a los pedestales del elogio y la admiración, y que pone un velo traslúcido a la sencillez y simplicidad que imprime a su imagen más social y más pública.

Destaca el detalle de que el mencionado ego, el retrato de la personalidad más íntima y familiar de Obama, se encuentra disociado y se tambalea entre el deseo de reconocimiento y el miedo al rechazo, entre el “quién realmente soy” y el “quién esperan que sea”. 

 

El autógrafo pinta a un personaje íntegro, líder conciliador socialmente entregado y afectivo, pero a su vez diplomático, escurridizo, esquivo, reservado y empapado de dudas en lo que a su intimidad y autoconfianza de su ser interno se refiere; dudas éstas que generan una lucha interior no ausente de reminescencias de batallas del pasado.

  

HILLARY CLINTON

 

 

En Hillary Clinton imperan el equilibrio y la transparencia, la estabilidad personal proporcionada por la gratificante sensación de gozar una afianzada seguridad en sí misma, de tener las ideas claras y una autoconfianza que no da lugar a duda alguna. Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Audrey Hepburn. Su escritura como espejo de una cara con ángel.

“Lo que realmente se necesita para ser una estrella

es un elemento extra que Dios te da o no te da.

Es algo con lo que naces.

Algo que no se puede aprender.

Dios la besó en la mejilla, y allí surgió ella”

 

(Billy Wilder)

 

Audrey era simplemente Audrey. El símbolo de la belleza,  el  glamour y  la elegancia  por excelencia  no era  más que el  paradigma de la sencillez,  un maniquí luciendo la pose más difícil de lograr: la naturalidad.

 

La serenidad de su mirada era el reflejo de  su personalidad  clara y transparente, condenadamente ausente de subterfugios  y disfraces,  porque Audrey aun disfrazada no dejaba jamás de ser Audrey. ¿Quién no guarda en su recuerdo cinematográfico la famosa escena, en “Desayuno en Tiffanys”, donde la protagonista se come un croissant mientras mira y admira los diamantes de un escaparate? Un tierno y humilde dulce compitiendo, en candidez y elegancia, con un diseño de Givenchy.

 

No cabe duda de que quienes la tuvieron cerca supieron vestirla con personajes a su medida, y ella aceptó simplemente ser ella misma.

 

  

“Desde hace mucho tiempo, decidí aceptar la vida sin condiciones.

Nunca esperé que la vida me diera algo especial, y aún así conseguí mucho mas de lo que jamás hubiera esperado.

La mayoría de las veces, las cosas me han sucedido sin buscarlas yo”

 

(Audrey Hepburn)

 

 

 

Su escritura refleja la misma calma, serenidad y dulzura que reflejaba su rostro. Discreta y amable al trato, era poco amante de destacar,  de ser  centro de atenciones en grandes círculos sociales. Ella misma se definía como una chica introversa a  la que le resultaba enormemente difícil realizar papeles de mujer excéntrica y alocada.

 

Timidez  unida a templanza; Audrey jamás perdía el  control de sí  misma por algo que no fuese simple curiosidad. Replegada en su centro e indecisa a la hora de dar dos pasos más  allá de lo debido, sí  contenía un poso  de  alma inquieta, de esas que escrutan horizontes  de ilusiones  aún sin  atreverse  a entregarse por completo a ellos. Quizás no se atrevía a soñar por temor a ver efectivamente cumplidos sus sueños.

 

No es de extrañar que Gregory Peck dijera de ella que era muy fácil amarla. No podría decirse menos de un ser para el que la maldad constituía una realidad más que remota. Amante de los suyos, tremendamente conservadora de sus afectos, capaz de transmitir tanto con  la calidez de  la  palabra  como  con  ladulzura de sus gestos, dechado de generosidad elegante y respetuosa para dar y para darse.

 

 

 

 

La originalidad  del trazo inicial de este  fragmento  de texto,  que podemos apreciar con mayor detalle en la imagen inferior, nos da clara muestra de una personalidad   Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

El manuscrito de Otelo. Legado de pasión y de celos en las manos de Desdémona

¿QUIÉNES SOMOS?

FOBIAS

SEXO

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

EFECTOS ÓPTICOS

CURSOS ON-LINE

PSICOPEDIA

FRASES CÉLEBRES

COMPLEJOS

BIOGRAFÍAS

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

PASATIEMPOS

MARTOS

PELÍCULAS ON-LINE

VIDEOS

TIENDA

SALIMOS EN PRENSA

SUEÑOS

AYUDA PARA PADRES

GRAFOLOGÍA

 

SERIES TV

AUDIOPOSTS

CONCIENCIA SOCIAL

BOLSA DE TRABAJO

NOTICIAS

 

SANDRA CERRO 

 

Nada más humano hay que desear ahondar en lo humano, y ¡qué deseo hay más profundamente humano que las pasiones y todo lo que éstas desencadenan y al mismo tiempo encadenan!

Sentimientos que vuelan fuera de sí, que huyen descontrolados al encuentro de otros diablos.

Sentimientos que, por ser ciegos, son capaces de ver más allá de la realidad, desde los confines de la sospecha y el recelo que inspiran a la imaginación hambrienta.

Sentimientos desbocados cuan caballo enloquecido por un bosque de tinieblas…

 

Los celos…

 

Aquellos que afirman que sin celos no hay amor, yerran al confundir “amor” con “amor propio”, con egoísmo, con vanidad.   Alguien definió los celos como “mezcla explosiva de amor, odio, avaricia y orgullo”. (1)

Amor como descontrolada pasión.

Odio como hijo vengativo de la envidia.

Avaricia como afán de posesión por creerse merecer todo por

orgullo, como vaga compensación del ser inseguro, que vive de cara y no de corazón, y que no se ama a sí mismo en la medida en que se compara.

 

Los celos:

Víctima y sepulcro del Amor.

“Monstruo de ojos verdes que se burla de la carne de la que se alimenta”.

 

Sola me hallo; sola esperándote y a mi destino.

Sola. Con una carta tuya entre las manos.

 

“¡Oh, qué condenados minutos cuenta el que idolatra y, no obstante, duda; quien sospecha y, sin embargo, ama profundamente!”

 

Otelo, mi señor, ante las insinuaciones de Iago quisiste mostrar fortaleza, ¿tratando qué? ¿acaso tratando de convencerte a ti mismo, tratando de negar a tu alma que el temor y la sospecha la estaban envolviendo, en ese mismo instante, con su capa de oscuridad intensa? Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Curso de Grafología en Madrid

¿QUIÉNES SOMOS? FOBIAS SEXO NUTRICIÓN Y DIETÉTICA EFECTOS ÓPTICOS CURSOS ON-LINE PSICOPEDIA FRASES CÉLEBRES COMPLEJOS BIOGRAFÍAS PSICOLOGÍA DEPORTIVA PASATIEMPOS PROGRAMA DE PUNTOS PELÍCULAS ON-LINE VIDEOS TIENDA SALIMOS EN PRENSA SUEÑOS AYUDA PARA PADRES GRAFOLOGÍA   LOST AUDIOPOSTS CONCIENCIA SOCIAL BOLSA DE TRABAJO NOTICIAS    CURSO DE GRAFOLOGÍA SANDRA CERRO  ¿Te has preguntado alguna vez cómo escribirías […]

Leer más

Johnny Depp: actor y enigma. Análisis grafológico de su personalidad.

¿QUIÉNES SOMOS?

FOBIAS

SEXO

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

EFECTOS ÓPTICOS

CURSOS ON-LINE

PSICOPEDIA

FRASES CÉLEBRES

COMPLEJOS

BIOGRAFÍAS

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

PASATIEMPOS

PROGRAMA DE PUNTOS

PELÍCULAS ON-LINE

VIDEOS

TIENDA

SALIMOS EN PRENSA

SUEÑOS

AYUDA PARA PADRES

GRAFOLOGÍA

 

LOST

AUDIOPOSTS

CONCIENCIA SOCIAL

BOLSA DE TRABAJO

NOTICIAS

 

 EXCLUSIVA SANDRA CERRO

Antes de nada, he de confesar que el análisis grafológico de la personalidad de Johnny  Depp  que  pretendo  hacer  aquí,  no  es  consecuencia  más  que  del enamoramiento… sí, confieso que me enamoré de su firma, de un garabato que tenía por ahí perdido entre otras firmas. Me atrapó sin mas y aquí estoy, enfrentada a ella y a algunas escrituras que otros seres fascinados como yo me han ido amablemente aportando, y a quienes quisiera dedicar este artículo muy especialmente.

No hace falta decir que la versatilidad y el magnetismo de Johnny Depp atraviesan la pantalla irremediablemente. De él podría decirse que es actor en cuerpo y en alma. Artista de cuerpo entero, en la gran pantalla y en la vida.

Del mismo modo en que el  entrañable Eduardo Manostijeras se convierte en pirata y guerrero, o en que el pistolero mexicano se transforma en el soñador de Peter Pan, así es Mr. Depp capaz de descender a los abismos tras haber sido capaz como nadie de tocar el cielo. La espiritualidad, la ensoñación, la fantasía, la creatividad y la idealidad conviven en comunión  con la  terrenalidad y lo subterráneo, lo material y lo pura y básicamente instintivo.

El enigma reside en una inconmensurable sensibilidad y una enorme capacidad intuitiva.Podemos ver en él cómo se mezclan el equilibrio y la pasión, se combinan los sentimientos con la estricta razón, y se entremezclan  la suavidad y la dulzura con el temperamento y la máscara autoritaria.

La  personalidad  clara,  transparente,  entregada,  sin  ánimo  de  ocultamiento alguno del Johnny social manifiesta, sin embargo, rasgos de marcada reserva y desconfianza,  que constituyen una educada y prudente invitación a no penetrar en lo más íntimo de su ser.

 

 

Este espíritu de reserva se traduce además en un comportamiento aderezado de prudencia y en una sutil diplomacia en el trato con personas ajenas a su estricta confianza. Él no engaña; es transparente y sincero, se muestra tal cual es con esa envoltura suya en entrañable locura llena de misterio, pero, como dijo el poeta John Dryden “el que quiera encontrar perlas, debe sumergirse”. El alma  de  Mr.  Depp  es  un  profundo,  casi  insondable  pero  maravilloso, sorprendente y mágico abismo.

Johnny  es  sociable,  comunicativo,  afectivo,  pero  a  la  vez  cauto  en  estos aspectos  de  relación,  equilibrado  en  las  emociones,  comedido  en  las manifestaciones de afecto, respetuoso ante el terreno ajeno haciendo, a su vez, respetar el terreno propio. Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Grafología como herramienta de Orientación Vocacional

¿QUIÉNES SOMOS?

FOBIAS

SEXO

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

EFECTOS ÓPTICOS

CURSOS ON-LINE

PSICOPEDIA

FRASES CÉLEBRES

COMPLEJOS

BIOGRAFÍAS

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

PASATIEMPOS

PROGRAMA DE PUNTOS

PELÍCULAS ON-LINE

VIDEOS

TIENDA

SALIMOS EN PRENSA

SUEÑOS

AYUDA PARA PADRES

GRAFOLOGÍA

 

LOST

AUDIOPOSTS

CONCIENCIA SOCIAL

BOLSA DE TRABAJO

NOTICIAS

 

 EXCLUSIVA SANDRA CERRO

 

Eligiendo el camino

 

Una de las mayores dificultades que encontramos en el camino de la vida son las paradas continuas que hemos de ir haciendo para tomar decisiones. El camino se bifurca, se divide, tenemos que elegir y nos preguntamos ¿hacia dónde me dirijo?, ¿si tomo este camino, estaré actuando de una forma correcta?, ¿es éste el camino que realmente quiero seguir en mi vida?, ¿a qué estoy llamado en la vida? En esta última cuestión está precisamente el origen de la palabra “vocación”: del latín vocatio, que significa “llamado”.

 

En muchas ocasiones, las presiones sociales o económicas nos pueden llevar a elegir, no aquello que deseamos, aquello hacia lo que nos sentimos verdaderamente “llamados”, sino aquello que más nos conviene. Esto no obsta para que, cuando llegue el momento adecuado, podamos permitirnos dar rienda suelta a los sueños y deseos que dejamos atrás y  a los que, por circunstancias, no tuvimos posibilidad de optar.

 

Y éstos son los sueños e ideales que constituyen nuestra motivación real, la elección personal de vida. Todos tenemos alguno, más o menos definido. Durante la educación escolar, los caminos vocacionales se van dividiendo; a medida que el alumno avanza hacia cursos superiores, desde donde se vislumbra la vida universitaria y la “gran opción profesional”, hay oportunidad de elegir entre diversas ramificaciones, que van definiendo el perfil vocacional. Algunos niños tienen claro desde pequeños cuál es su objetivo, y toman las decisiones y los caminos acordes a su meta prefijada. Otros actúan por descarte, y van tomando posiciones de la manera contraria: alejándose lo más posible de aquel objetivo que no les gusta en absoluto. Algunos, en cambio, se sitúan en territorio de nadie, pueden tener claro aquello que no les gusta y no tanto aquello que les gusta, pero pueden situarse dentro de las opciones más cercanas a vocaciones posibles que, llegado el momento, sean quizás las más adecuadas sopesando otros valores.

 

Es claro por tanto que, aunque a simple vista tengamos dudas y no sepamos definir lo que nos llama o lo que nos gusta, sí poseemos la cualidad de elegir y de, aún sin tener que decidir o elegir de pronto, poder ir definiendo nuestro perfil a medida que nos vamos descubriendo, que vamos madurando o que vamos quitando corazas a nuestros valores innatos, desconocidos, o conocidos pero no atendidos hasta entonces.

 

Grafología como herramienta de orientación vocacional

 

A la hora de efectuar una elección vocacional, el componente más importante que entra en acción es el conocimiento de uno mismo, y no sólo de las características psicológicas propias reconocidas o no, sino también de las aptitudes y actitudes que las complementan, y del objetivo que queremos marcarnos en la vida para poder ejercitarlas, sacarlas el máximo provecho, en beneficio de la autorrealización personal.

 

 

Logro de interés o “vocatio”

=

Características de personalidad

+

 

Aptitudes:

+

Formación recibida + formación potencial posible

 

Actitudes:

+

Intencionalidad. Capacidades o intereses, modo de “enfrentarse a”:

Tendencias innatas +

Sentimientos +

Valores aprehendidos

Motivaciones

 

 

 

La Grafología es una herramienta muy útil a la hora de analizar estos factores fundamentales de la “vocatio” que hemos destacado en el anterior cuadro. Nuestra escritura es capaz de reflejar la globalidad de nuestra personalidad, retratada desde el momento presente, pero capaz de desentrañar aspectos del pasado y de entrever indicios de proyección a futuro. El temperamento y la personalidad, las capacidades o aptitudes intelectuales y volitivas, las actitudes emocionales o de ánimo, así como las motivaciones hacia uno u otro objetivo vital son pautas claramente observables y valorables en un texto manuscrito. Luego, claro está, habría que ver si esos factores que la personalidad manuscrita refleja se corresponden enteramente con la elección personal, y es función del orientador poner boca arriba sobre la mesa las cartas de ambos aspectos confluyentes, y coincidentes o no, a valorar en el proceso de orientación vocacional del alumno o educando.

 

Concepto de “Orientación vocacional”

Proceso

Abarca distintas etapas de la vida

Intervención sistemática.

 

Funciones:

–          Función diagnóstica o de detección de necesidades.

–          Función de asesoramiento y apoyo.

–          Función de planificación, coordinación y organización.

–          Función de evaluación.

Concepto ligado a la toma de decisiones profesionales

Integración en un contexto pedagógico

La Orientación Vocacional se entiende como un proceso de empuje, apoyo y ayuda en la toma de decisiones relativa a la vocación o proyecto profesional de vida, que generalmente se lleva a cabo en un contexto pedagógico.

¿Ciencias o Letras?

Una de las primeras etapas educativas en las que el orientador, por medio de la grafología, puede detectar indicios aptitudinales, actitudinales o motivacionales, es la fase en que el camino se bifurca hacia Ciencias o hacia Letras. Si bien es claro que lo más común es encontrar en los educandos perfiles mixtos, algunos sí presentan, ya en estas primeras etapas de decisión, diferencias motivacionales bastante claras, desde el punto de vista grafológico, hacia una u otra dirección vocacional.

Hombre. 1º Bachillerato. Muestra de escritura con orientación a Ciencias en general y, en particular, a vocaciones tales como Medicina, Enfermería, etc. que sumen el espíritu investigador a la entrega social.

 

Mujer. 1º Bachillerato. Muestra gráfica que revela orientación a vocaciones de Letras, y más concretamente a Ciencias Sociales que requieran trato humano, tales como Psicología, Magisterio, Pedagogía, trabajador social, etc.

 

Grafología y Planes de carrera

Después llega el tramo universitario, un nuevo cruce de caminos en el proceso de elegir la vocación de vida. Y de cara a este nuevo escalón, el abanico de posibilidades o de opciones de elección se extiende y se amplía. Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

El mito de Eco y Narciso. Grafología de la personalidad narcisista.

 

¿QUIÉNES SOMOS?

FOBIAS

SEXO

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

EFECTOS ÓPTICOS

CURSOS ON-LINE

PSICOPEDIA

FRASES CÉLEBRES

COMPLEJOS

BIOGRAFÍAS

PSICOLOGÍA DEPORTIVA

PASATIEMPOS

PROGRAMA DE PUNTOS

PELÍCULAS ON-LINE

VIDEOS

TIENDA

SALIMOS EN PRENSA

SUEÑOS

AYUDA PARA PADRES

GRAFOLOGÍA

 

LOST

AUDIOPOSTS

CONCIENCIA SOCIAL

BOLSA DE TRABAJO

NOTICIAS

 

ARTÍCULO DE SANDRA CERRO. Grafopsicóloga y perito calígrafo.

Eco y Narciso

 

La ninfa Eco estaba triste, pálida, recluida en su cueva de los bosques. La Diosa Hera había hecho caer sobre ella una terrible maldición:

“A partir de ahora sea que tu melodiosa voz se convertirá en susurro y sólo podrás repetir las últimas palabras que otros pronuncien”.

Hacía tiempo, Eco cantaba. Cantaba y cantaba para distraer con su bello cántico a Hera,  y que ésta no descubriese a Zeus regalando amores a otras doncellas. Pero Hera la había descubierto. Su dolor no sosegaba y no podía más que pasear a solas, lánguida, con paso ciego, a través de la arbolada, haciendo crujir con sus pisadas las ramitas y las hojas secas que alfombraban el bosque.

 

Narciso paseaba solo, ajeno a sus compañeros de cacería, ajeno a todo, incluso a sí mismo. Desconocía su desmesurada belleza y los encantos que prendaban de él a las ninfas, a las doncellas y hasta al mismísimo dios Apolo. Él simplemente se dedicaba a desdeñarles, dejándoles consumidos en el miserable pozo del desprecio, abocados al dolor de sentirse nadie para quien lo era Todo.

“Su perdición será contemplar su propia imagen”- Había predicho el adivino Tiresias el mismo día en que Narciso vio el mundo por vez primera. Y así había vivido hasta entonces, alejado de reflejos y de espejos, halagado, admirado, fascinador de miradas que no eran correspondidas, seductor nunca seducido y jamás tocado por los dedos del Amor.

Una rama crujió.

-“¿Quién está ahí?”-

– “Está ahí…. está ahí… está ahí….” – Respondió Eco. Abrazada por Cupido, abrió sus enormes ojos al verse sorprendida por Narciso… y echó a correr.

Narciso la siguió.

– “¿Por qué huyes? Ven a mi”-

– “A mi…. a mi…..”-

Cuando se encontraron, Eco, con el corazón hechizado, tendió los brazos a Narciso con intención de que, si bien su voz no podía expresar su amor inmenso, pudiera sí demostrarlo con su entrega y su pasión.

Pero fue la fría sonrisa de él quien le tendió la mano, y sus palabras:

-“No pensarás que yo te amo”-

-“Te amo…. te amo…..”- Repitió Eco, desesperada, desfallecida, con los brazos aún abiertos, vacíos y temblorosos, llenos de Amor… y sus enormes ojos anegados en lágrimas.

– “Permitan los Dioses que me deshaga la muerte antes de que tú goces de mi”-

Narciso desapareció altanero. Y Eco, caminando despacio y sin fuerzas, arrastrando ramitas crujientes a su paso lento, se recluyó de nuevo en su cueva. Su voz se convirtió en un hilo:

“Para él quieran los Dioses que, cuando ame como yo ahora amo, desespere y sufra como mi alma sufre y desespera”

 Y luego desapareció.

 

Pero Némesis, la Diosa de la Venganza, había escuchado el ruego de aquél pensamiento sin voz, y como castigo condenó a Narciso a padecer una inmensa sed.

El desesperado Narciso se acercó sin pensar a la orilla del riachuelo más claro, más transparente, donde tenía el cielo su mejor espejo y, al ir a beber, sus azules ojos contemplaron el rostro más bello que jamás hubiesen visto o quizás imaginado. Aquella alegoría de la perfección no era sino él mismo, su propio ser de quien se había al instante enamorado.

La desesperación por querer amarse  y poseerse le hizo gritar enfurecido:

“¡Dioses míos, de qué clase cruel es este castigo! Me inyecta la sangre lo más prohibido del amor, el amor que va conmigo, del que no puedo desprenderme aunque me aparte de la imagen de este río, del que me seguirá entera y eternamente y que ni en los confines de la misma Eternidad podrá ser mío. ¡Por qué he de ser yo merecedor de este abismo! El mismo fuego que me devora es el que ahora yo atizo; a mi me podrán amar otros, pero yo no puedo amarme a mi mismo porque no soy capaz de encontrarme aún sin distancia que me separe del objeto de mi Amor, y ni siquiera puedo morir por él sin arrastrar también su vida conmigo. ¿Cómo puedo entonces ansiar vivir si no existe en el Amor ni en mí motivo?”

 

Lloraba Narciso. Lloraba aferrado a la orilla del riachuelo, con los brazos extendidos y las puntas de sus cabellos rozando las cristalinas aguas como queriendo tocar con ellas la imagen amada. El furor de su deseo, los rayos de sol bañados del celeste azul, las hojas de la fronda y las mariposas reflejadas en las danzarinas ondas, y los destellos luminosos desde el cristal del río, fueron regalando colores a aquella figura exhausta, y aquella estatua esbelta, inerte, enamorada, abrazada moribunda a la orilla, se convirtió en una flor.

 

Quizás una mano blanca la contempla y acaricia, susurrando su nombre como en un hilo de voz… Quizás Eco riega con sus lágrimas de Amor a la flor de Narciso mientras se reflejan juntas, siempre, en las aguas del río… 


Características psicológicas de los “Narcisos”

 

Despertando del ensueño y de vuelta a la realidad, esta leyenda, mito o poema en prosa, basado en la “Metamorfosis” de Ovidio, ilustra mejor que nada el sentir, el pensar y el creer de la personalidad que, como la de Narciso, vive enamorada de sí misma, sin ser capaz de ver más allá de su ser y sin pretender nada más que no sea su propio provecho o beneficio. Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Sandra Cerro: Un poquito de grafología

             Mi profesora y excelente grafóloga, Isabel Sánchez-Bernuy, siempre dice que, mirando una escritura, ve el alma de la persona que la he escrito. A los que conocemos la grafología, cualquier escritura que tengamos entre las manos nos hace un guiño, nos dice “ven… ven… acércate… atrévete a conocerme…” y no podemos evitar seguirla. […]

Leer más

Sandra Cerro: Todo es porque tú sueñas que lo sea

“En los sueños no hay tiempo ni orden.

Todo se mezcla en un fluido espeso que intenta disponerse en capas nítidas.

Todo es posible, todo es coherente.

Todo es porque tú sueñas que lo sea.

Es tu Universo creado, tu Universo pensado.”

(“El espíritu del Cedro Azul”, Marcial Zamorano)

 

 

La autoconfianza es el refuerzo de la autoestima: si me quiero, si me respeto, entonces estoy seguro de mi, confío en mi, en mis valores y en mis ideales, creo en la posibilidad que tengo de elegir, de elegir bien y de cumplir mis sueños. La autoconfianza no es sino el refuerzo positivo que nosotros mismos regalamos a nuestra imagen, a nuestro Yo real, con el fin de reafirmarlo y conducirlo positivamente hacia el Yo ideal.

 

La autoconfianza está impregnada por una clara actitud frente a la vida: creer en que todo es y existe de esa manera porque tú sueñas que lo sea. Si vivimos de cara a los sueños, al éxito personal que queremos protagonizar, todo lo externo a nosotros se convertirá en el reflejo de cómo somos y cómo nos sentimos alma adentro, de cómo actuamos y nos enfrentamos al devenir de la vida, y más pronto que tarde veremos manterializados nuestros anhelados sueños, nuestro Universo creado reflejado en el espejo de nuestro Universo sentido y pensado.


 

Grafológicamente hablando, la autoestima positiva ligada a un elevado nivel de autoconfianza se traduce en:

 

 – Un manuscrito claro, seguro y perfectamente legible, ordenado y dotado de sencillez y personalización en las formas.

– Caracterizarán igualmente al escrito la armonía y el dinamismo estético, así como la coherencia, en todos los aspectos, entre texto y firma.

– Favorece a la autoestima, como adecuada evaluación de uno mismo, una escritura de tamaño normal y generalmente extendida, con rasgos progresivos que implican ánimo de avance, crecimiento y proyección.

– Puede resaltarse la caracterización de la “M” mayúscula con los dos montes iguales, o con el primer monte ligeramente más alto que el segundo.

– La inclinación de las letras será vertical, siempre vibrante, o ligeramente inclinada a la derecha, y

– la dirección de los renglones se presentará horizontal flexible o ligeramente ascendente si su espíritu es de sano optimismo autoestimativo.

Leer más

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies