Audrey Hepburn. Su escritura como espejo de una cara con ángel.

“Lo que realmente se necesita para ser una estrella

es un elemento extra que Dios te da o no te da.

Es algo con lo que naces.

Algo que no se puede aprender.

Dios la besó en la mejilla, y allí surgió ella”

 

(Billy Wilder)

 

Audrey era simplemente Audrey. El símbolo de la belleza,  el  glamour y  la elegancia  por excelencia  no era  más que el  paradigma de la sencillez,  un maniquí luciendo la pose más difícil de lograr: la naturalidad.

 

La serenidad de su mirada era el reflejo de  su personalidad  clara y transparente, condenadamente ausente de subterfugios  y disfraces,  porque Audrey aun disfrazada no dejaba jamás de ser Audrey. ¿Quién no guarda en su recuerdo cinematográfico la famosa escena, en “Desayuno en Tiffanys”, donde la protagonista se come un croissant mientras mira y admira los diamantes de un escaparate? Un tierno y humilde dulce compitiendo, en candidez y elegancia, con un diseño de Givenchy.

 

No cabe duda de que quienes la tuvieron cerca supieron vestirla con personajes a su medida, y ella aceptó simplemente ser ella misma.

 

  

“Desde hace mucho tiempo, decidí aceptar la vida sin condiciones.

Nunca esperé que la vida me diera algo especial, y aún así conseguí mucho mas de lo que jamás hubiera esperado.

La mayoría de las veces, las cosas me han sucedido sin buscarlas yo”

 

(Audrey Hepburn)

 

 

 

Su escritura refleja la misma calma, serenidad y dulzura que reflejaba su rostro. Discreta y amable al trato, era poco amante de destacar,  de ser  centro de atenciones en grandes círculos sociales. Ella misma se definía como una chica introversa a  la que le resultaba enormemente difícil realizar papeles de mujer excéntrica y alocada.

 

Timidez  unida a templanza; Audrey jamás perdía el  control de sí  misma por algo que no fuese simple curiosidad. Replegada en su centro e indecisa a la hora de dar dos pasos más  allá de lo debido, sí  contenía un poso  de  alma inquieta, de esas que escrutan horizontes  de ilusiones  aún sin  atreverse  a entregarse por completo a ellos. Quizás no se atrevía a soñar por temor a ver efectivamente cumplidos sus sueños.

 

No es de extrañar que Gregory Peck dijera de ella que era muy fácil amarla. No podría decirse menos de un ser para el que la maldad constituía una realidad más que remota. Amante de los suyos, tremendamente conservadora de sus afectos, capaz de transmitir tanto con  la calidez de  la  palabra  como  con  ladulzura de sus gestos, dechado de generosidad elegante y respetuosa para dar y para darse.

 

 

 

 

La originalidad  del trazo inicial de este  fragmento  de texto,  que podemos apreciar con mayor detalle en la imagen inferior, nos da clara muestra de una personalidad  que  se reafirma en sí misma y que, orgullosa de su esencia, se proyecta, se relaciona,  se  entrelaza  y seduce a  los  demás con elegante y cuidada coquetería. Así era ella, ni más ni menos.

 

 

 

 

Su tremenda emotividad y sensibilidad le  hacían parecer  más vulnerable e insegura de lo que realmente era.

“Me pidieron que actuara, cuando yo no podía actuar. Me pidieron que cantara en “Funny Face” cuando yo no cantaba, y que bailara con Fred Astaire cuando yo no sabía bailar. Y me pidieron hacer todo tipo de cosas para las que yo no estaba  en  absoluto  preparada.  Pero  me  las  arreglé  como  una  loca  para conseguir hacerlas todas.”

Y es que a su inhibición aparente se sumaba una fortaleza secreta: su férrea e imperturbable confianza en el Destino, un Destino que ella sabía con certeza que no estaba afuera, en las manos de todos los reyes Midas que pretendían convertirla en oro, sino dentro de ella misma.

No  sólo  era  una  trabajadora  constante  y  comprometida,  sino  además  una persona con un admirable espíritu de lucha, tanto en lo profesional como en lo personal. A pesar de su carácter apaciblemente sumiso  y su  facilidad para adaptarse a todo tipo de situaciones y de compañías, Audrey escondía a buen recaudo un alma tozuda y perseverante, que aparecía en ocasiones, como un revulsivo de rebeldía dosificada en la justa medida; un acto reflejo más en su enorme afán de constante superación personal.

 

 

 

 

“Río de luna,

más ancho que una milla,

yo te cruzaré a lo grande, algún día.

Oh, Creador de sueños, tú, rompecorazones, allá donde vayas, yo te seguiré.

Dos vagabundos, perdidos por el mundo, Hay tanto mundo por descubrir.

Estamos al final del mismo arcoiris, Esperando al tomar la curva,

Mi querido compañero, Río de luna, y yo.”

 

(“Moon River”. Desayuno en Tiffanys.)

 

Su humildad no le permitía tener grandes ambiciones en la vida. Audrey, como río de  luna, se dejaba  arrastrar por el transcurrir  de los días,  por las manos compañeras y por  el acontecer de eventos  con  extrema confianza.  Su clara conciencia, y también su poderosa intuición, solían dictarle al oído que siendo ella misma, dejando tranquilas y transparentes sus aguas, para permitir a miles de lunas reflejarse en ellas, todo iría bien en su vida.

 

  

 

 

 

 

En el fragmento manuscrito anterior apreciamos el resultado de la suma exacta: elegancia  mas delicadeza  o, en una sola palabra: integridad. Una  fragilidad aparente en la inicial de un “Yo” *, que arrastra paradójicamente una admirable fortaleza de espíritu. Yo, actriz; Yo,  estrella  de Hollywood; Yo, símbolo de la

elegancia por excelencia….; Yo, persona; Yo,  madre, amiga y  amante;  Yo, simplemente  yo  misma,  simplemente  Audrey  escrita  con  letras  minúsculas, rebajadas y perfectamente legibles, como legible es lo que hay en lo profundo de mis ojos, más allá de mi rostro…

 

“Estoy, más que nunca, intimidada y abrumada por los monumentales talentos con y para los que he tenido el gran privilegio de trabajar. No puedo expresar de otro modo mi gratitud por este maravilloso premio, sino dando las gracias a todos ellos, porque son ellos  los  que me  ayudaron y pulieron, los  que me provocaron  y tocaron, los que me empujaron y  tiraron de  mi,  los  que me vistieron y fotografiaron, y los que, con infinita paciencia, bondad y suavidad, guiaron y convirtieron a una total desconocida, insegura e inexperta flacucha, en toda una estrella. (…) Gracias al Gremio de Actores de la Pantalla y amigos, por  este enorme honor, y por darme  esta  oportunidad única de expresar  mi gratitud más profunda y mi cariño a todos los que me han regalado una carrera que no me ha proporcionado en la vida nada más que felicidad.”

(Discurso  de Audrey Hepburn  al recibir, en 1993, el premio por el Gremio de  Actores de Hollywood. Fueron sus últimas declaraciones públicas, que se hicieron, a través de los labios y la voz de Julia Roberts, ya que la propia Audrey no pudo acudir a la ceremonia dado su ya muy delicado estado de salud)

 

 

Una infancia marcada  por  las  desdichas  de la  Segunda Guerra  Mundial  y el divorcio de sus padres; dos matrimonios que, aunque fracasaron, le dieron dos hijos maravillosos; un Oscar como mejor actriz  por “Vacaciones  en  Roma”  y cuatro nominaciones; un Globo de Oro mas ocho nominaciones, y una aún más larga escalada de premios cinematográficos… Pero, como no podía ser de otro modo, Audrey Hepburn dedicó los últimos años de su vida, hasta su muerte, en enero de 1993, a realizar la labor que  la  hizo  más  intensamente  persona, el papel más importante de su vida: su dedicación como embajadora de buena voluntad  de  UNICEF.  Aún  hoy,  permanece  viva  y  ayudando  a  los  niños desfavorecidos, a través de su hijo Sean Ferrer Hepburn,  en  la  Fundación “Audrey Hepburn” para la Infancia.

Muchos la evocaron como “un ángel” a lo largo de su carrera y de su vida. El día de su muerte, Elizabeth Taylor dijo “Dios estará contento de tener hoy a un ángel como Audrey a su lado”.

 

¿Quién podría dudar que lo fue?

 

 

Notas:

* “I´m sorry there was no time to meat”: “Siento que no hubiera tiempo para vernos”. La letra inicial “I” significa “Yo”.

 

Web consultadas  y enlaces de interés:

www.audrey1.com

www.audreyhepburn.com, web oficial de la actriz y la Fundación Audrey Hepburn para la Infancia.

 

 

Sandra Mª Cerro

Grafóloga

www.sandracerro.com

 

 

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

6 Comentarios

  1. HOLA COMO ESTAS MIRA LEI LIGERAMENTE ..TU ESCRITO POR ALLI NO ME DI CUENTA..PERO ME PARECE QUE EN SU PARTE INFERIOR…EL CUAL ES DE LO MATERIAL VIDA PLACENTERA Y SEXUAL SE LA VE BASTANTE FRUSTRADA….O SEA INCONCLUSA FIJATE QUE NINGUNA LA TERMINA……ME ENCANTARIAS ME CONTESTARAS A MI IMILA PERSONAL Y PODREMOS COTEJAR YO ESTUDIO GRAFOLOGIA FORENSEEEEEEEEEEEEE.

  2. Hola, Marisa! supongo que con tu consulta te refieres al análisis de las zonas inferiores de las letras y, especialmente, de la letra “g” donde se descubre la sexualidad y la sensualidad. En este caso, no podríamos arriesgarnos a un análisis fiable de este aspecto, ya que sólo hay una muestra gráfica (en la palabra “being”) donde además, la “g” es final de palabra, con lo que no podemos estudiar el enlace con la letra siguiente.
    A falta de muestras suficientes, ya sabes que es mejor no pronunciarse. Pero sí, tienes razón en lo de que, en general, las jambas de la escritura muestran sequedad y falta de interés en cuanto a sexualidad se refiere.
    Un abrazo y gracias por tu consulta
    Sandra
    Grafóloga y Perito calígrafo
    http://www.sandracerro.com

  3. hola sandra gracias por contestarme,,,si no solo a la g,,me referia…..desde ya gracias por tu tiempo y muchos exitos

  4. y su firma que te dice…….

  5. La firma nos habla de una persona sencilla, transparente, bastante insegura e introvertida, y también algo obstinada.
    A veces es cierto el dicho de que “la cara es el espejo del alma” y, en este caso, también es espejo de la escritura, y viceversa.
    Un saludo

    Sandra Cerro

  6. hola, soy una chica de 2º de baxillerato, y estoy haciendo un trabajo de grafologia. Me gustaria poder analizar un texto de audrey hepburn. Si alguien fuera tan amable de enviarme uno porfavor. Un saludo y gracias.

    Mi correo electronico es: alba-xulika@hotmail.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies