Amnesia sexual

“¿Quién eres tú?” “¿Qué estoy haciendo en esta cama?” “¿Por qué estamos desnudos?” Son preguntas poco habituales después de hacer el amor. Si tu amante o tu pareja te las hace y no ha tomado ninguna sustancia alucinógena ni está de guasa, puede que estemos ante un caso de amnesia sexual, un trastorno raro pero inquietante, sobre todo si le ocurre a una persona con la que llevas varias décadas casado.

El neurólogo del hospital de La Paz (Madrid), Pedro Emilio Bermejo, ha dirigido un estudio, recién publicado en la Revista de Neurología, en el que describe seis de estos casos. La explicación es simple: a veces el sexo desencadena episodios de Amnesia Global Transitoria (AGT) en determinadas personas. “Presumiblemente, el episodio está provocado por una alteración momentánea del hipocampo que se manifiesta entre media hora y dos horas después del coito; puede durar varias horas y afecta sobre todo a personas entre 45 y 60 años. Las causas son muy diferentes: estrés, dolor, abuso de medicamentos, bajo nivel de potasio en la sangre…”, afirma el doctor Bermejo. 

La AGT, que ha sido rebautizada por los sexólogos norteamericanos como “sexo para olvidar”, no provoca una amnesia total, sino un bloqueo de la información desde el momento en el que sobreviene el episodio: “El paciente se acuerda perfectamente de quién es, pero no retiene nada de, por ejemplo, la última hora, que es cuando le atacó la amnesia. Por eso, no deja de preguntarse dónde está y por qué, con el consiguiente nerviosismo”, dice Bermejo.

“¿Qué hacemos desnudos en la ducha?”

Entre los seis casos diferentes que el doctor Bermejo cita en su estudio, destaca el de un hombre de 59 años que, tras hacer el amor con su mujer en la ducha que acababan de remodelar, no sólo no recordaba ni un instante del acto sexual, sino que ni siquiera se acordaba de haber hecho obras en el baño.

En otro caso, el paciente hizo el amor con su esposa y luego se afeitó, se vistió y se fue a trabajar. Dos horas después, estaba de nuevo en casa, de la que había entrado y salido varias veces, y no sabía si había llegado en algún momento a su oficina. Tampoco recordaba haberse afeitado ni vestido. Y así estuvo, totalmente descolocado, durante seis horas.

El gran problema al que se ha enfrentado el doctor Bermejo en estos casos, es que muchas veces la pareja intentaba ocultar el acto sexual, bien por vergüenza, bien porque se trataba de amantes bandidos. “Por eso, el doctor ha de preguntar específicamente a la pareja del paciente si estaban practicando sexo. Si no hubiera preguntado por la actividad sexual, en siete u ocho ocasiones me lo hubieran ocultado”, afirma el doctor.

Ahora, seguro que más de un esposo infiel utilizará la excusa de la amnesia sexual  para librarse de su amante o de su pareja, asegurando que si te he visto, no me acuerdo.

Vía | ADN

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat