Lo único que necesitas para poder levantarte

Hay un cuento budista que dice algo así: una persona siempre estuvo a punto de caer, pero nunca terminaba de hacerlo… Hasta que vino alguien y, muy generosamente, lo empujó para que cayera. Claro, porque si no se caía no se iba a poder -finalmente- levantar.

Vía | Amaneceres Despiertos

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies