Prohibido opinar

En un mundo en el que cada día se apuesta más fuerte por jugar con la doble moral, resulta paradigmático contemplar cómo se castiga a quienes pacíficamente pretenden mostrar su solidaridad con los más necesitados.

Esta es la situación con la que nos hemos despertado hoy tras comprobar que Frederic Kanouté, delantero del Sevilla FC, ha sido sancionado con 3000 euros por mostrar una camiseta de apoyo al pueblo palestino tras marcar un gol la pasada jornada.

Los hechos son que este jugador ha sido sancionado por mostrar públicamente su apoyo a quienes están viviendo una auténtica pesadilla traducida en muertes a diario. Otro hecho es que la Liga de Fútbol Profesional prohibe este tipo de acciones, sea del tipo que sean. Es decir, no por ser un hecho solidario, dejará de estar sancionado el mostrar mensajes tras marcar un gol. Por tanto, no es de extrañar la sanción pero sí es para tirarse de los pelos que se sancione por este tipo de actos.

Está muy bien visto y aceptado que se guarde un minuto de silencio previo a un partido tras una desgracia. Esto, organizado por la LFP, es un gesto que pretende ser solidario y aprobado, ya que está mediatizado y organizado por la ya citada LFP. Sin embargo, todo aquello que pretenda hacer un individuo sin la gestión de la LFP de por medio está penado.

Traducción: en la LFP está castigada la iniciativa. Los jugadores son empleados de sus clubes y, por extensión, de la LFP y sólo pueden hacer aquello que les deja la misma. Me da lástima que existan organizaciones que minen la iniciativa de las rara avis como Kanouté. Es mucho más fácil sancionar a Iverson, Artest o Rodman (ya retirado) en la NBA porque siempre realizan actos polémicos. ¿Qué lógica tiene sancionar algo que va buscando la paz?

Ninguna lógica, por tanto, la que rige este tipo de acciones. Es verdad que el deporte es un negocio y es verdad que a veces es solidario, pero sólo en la forma, momento y lugar que ellos quieren. Quien no siga esta norma ha de sufrir las consecuencias de no ser un ser alienado.

Personalmente, entiendo a ambas partes, pero a partir de ahora me creeré aún menos de lo que ya lo hacía los gestos bondadosos de grandes organizaciones como la LFP. La solidaridad no se planea, acepta diversidad de opiniones y de formas en su puesta en uso, por tanto, LFP, ustedes no practican la solidaridad sino la dirección ejecutiva pura y dura.

DISFRUTA LAS VENTAJAS DE LA TERAPIA ONLINE

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA DE PSICOLOGÍA, CONSULTA Y AYUDA ON-LINE AQUÍ

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat