¿A qué se enfrenta el Espanyol tras el fallecimiento de Jarque?

La pérdida es irreparable, sin duda, pero no queda más remedio que afrontar la cruel realidad: la vida sigue, por mucho que ya será para siempre sin Dani Jarque. La plantilla del Espanyol regresará esta mañana a los entrenamientos por vez primera desde que falleció el capitán, el pasado sábado, en Coverciano. Han transcurrido cinco días y es una incógnita saber qué pasará a partir de hoy, cuál será el destino que le aguarda al españolismo.

Para tratar de resolver algunas de las muchas incertidumbres que se ciernen sobre el futuro inmediato, AS se puso en contacto ayer con Óliver Martínez, director del máster de psicología aplicada al deporte del Colegio de Psicólogos de Cataluña. Su opinión es que “el Espanyol lo ha gestionado muy bien”. “Una tragedia de estas dimensiones se divide de tres fases. La primera, la gestión del duelo, consiste en desahogarse, en revivir las experiencias como terapia de choque para que todo vaya más rápido. Además, para muchos no era un compañero de trabajo sino casi un hermano”, apostilla. “La segunda fase es el descanso, tener un par de días para relajarse y coger fuerzas. Y la tercera, la búsqueda de la normalidad”, que según Martínez consiste en “volver a entrenarse a tope, a rendir y reengancharse a lo que habían trabajado durante la primera parte de la pretemporada”.

Lo quieran o no, los pericos no llegarán al inicio de la Liga al 80 por ciento de sus posibilidades físicas, como sería deseable. El fallecimiento de Jarque provocó, lógicamente, que se suspendiera la gira por Italia (no se disputaron los amistosos ante Bolonia y Livorno), y que el encuentro ante el Girona del próximo sábado 22 sea el único antes del arranque liguero frente al Athletic. Pero volvamos a la cuestión anímica.

El equipo inicialmente no recurrirá a ayudas externas, pues Feliciano di Blasi es licenciado en psicología y Mauricio Pochettino será clave. “No sé si han hecho terapia de equipo”, se pregunta Martínez, “pero yo primero lo haría individual, sobre todo entre los más afectados, los amigos del alma”.

Aunque seguramente lo más importante es el mensaje que debe instaurarse en la plantilla para que la desgracia no sólo no afecte en el rendimiento, sino para que incluso lo mejore. “Hay que incentivar a los futbolistas, lo que yo llamo el estímulo alentador positivo, contar con una motivación añadida este año”, desvela el psicólogo. Algo similar a lo que cree José Rojo, Pacheta, ex jugador del Espanyol: “Esta cruel noticia debe convertirse para los pericos en un impulso positivo, para luchar aún más”.

El caso Juanito.

Explica Martínez, para poner un ejemplo de cómo reconducir la tragedia, lo que hizo el Real Madrid tras la muerte de Juan Gómez, Juanito: en aquel caso el futbolista estaba retirado, pero era un símbolo, igual que Jarque. “El Madrid lo hizo muy bien, lo convirtió en un espíritu que durará toda la vida, hoy aún se apela a ello. Si el Espanyol da el nombre de Dani a una instalación logrará que su memoria perdure”, concluye.

El tiempo dirá.

Vía | Diario As

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat