Herida de abandono y rechazo

La herida de abandono (y/o rechazo) es un proceso de duelo abierto ante la ausencia del amor que sentíamos merecer y no consideramos que nos llegó del modo o cantidades adecuadas.

“Necesitas a alguien que te cuide, así que eres un bebé que quiere a alguien que le cambie los pañales. De hecho, cuando conoces a alguien que te cambia el pañal te estás haciendo caquita todo el día. Porque que te limpien el culo y polvitos de talco en el culo es lo que siempre has deseado. Si le preguntas a tu niño interior verás que esa herida es suya y no tuya…”

👶🏻PULSE AQUÍ PARA TRABAJAR CON SU NIÑO INTERIOR

Esa falta de cariño visualícelo como la cantidad de alimento que necesita para su jornada diaria. Si come la mitad de su ración, acabará su día exhausto y malhumorado. Ahora imagine vivir con esa sensación de “me falta” (alimento/cariño) durante toda una vida y entenderá el día a día de quien tiene una herida de abandono abierta.

Formas en las que convivimos con la herida de abandono

Ante una herida, creemos que lo mejor es poner una tirita sobre ella. Ésta, mágicamente, sanará la herida. La experiencia nos dice que esto no es así. Una herida abierta, necesita la tirita pero no antes de haber visto la herida, limpiarla y permitir que supure si es necesario.

En una vida en la cual usted no se mire, su herida estará llena de pus, sangrando e infectando toda su vida progresivamente. No obstante, usted siente que esa herida no debería darle problemas porque tiene una tirita puesta sobre ella.

¿Cuál es la tirita más usada? Tener una pareja o haber tenido hijos que sirvan de fuentes de cariño que sustituyan al que faltó en su origen. Este modus operandi desemboca en criar hijos o tener parejas para que “me den cariño” porque “lo necesito”, entrando en una espiral de rodearme de “cantidad de gente” en lugar de “calidad”.

Esta confusión está fundamentada en el desconocimiento de uno mismo. Si jamás se ha parado a mirar su propia herida, mucho menos a mirarse a sí mismo. Quien porta una herida emocional tiende a mirarse a través de los otros.

Por ejemplo, usted hará lo que sea necesario para agradar a quienes forman parte de su círculo de amistades. Estas personas estarán encantados con usted y disfrutarán de su compañía, por lo que la invitarán a más reuniones. Cuantas más invitaciones reciba, más valorada se sentirá usted por esas personas. Irónicamente, estas personas jamás la invitan a usted ya que no se muestra como es realmente frente a ellas. Quien recibe la invitación es la versión de usted que agrada a los demás.

Este es el drama detrás de la herida de abandono. En el fondo de su corazón usted sabe que no se muestra y que nadie le ve. Cuando alguien le valora sabe que no le valora a quien usted es sino a esa máscara que se ha creado.

Explicación de la herida de abandono

Tal y como le explico en el podcast situado al comienzo de este post, la combinación de herida de abandono más el funcionamiento dentro de la Teoría del Cubo de Basura crean un escenario en el que todo “huele mal”. Pese a haber una explicación evidente, ésta no se reconoce por lo comentado en la grabación.

Herramientas para trabajar la herida de abandono

Cada caso tiene un abordaje diferente, si quiere trabajar el suyo le recomiendo que rellene el formulario de solicitud de consulta privada haciendo Click Aquí

Las herramientas mencionadas en el podcast, básicas en cualquier trabajo que quiera realizar usted mismo por su cuenta son las siguientes:

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies