Lo que parece malo en realidad es bueno

Todo tiene un trasfondo y éste es el que muchas veces hace encajar todas las piezas. Una cosa es la apariencia o fachada de una cosa y otra su mecanismo interior, aquello que lo justifica.

En mi caso, este post tiene como objetivo explicar la falta de actualizaciones constantes de la Revista, que de un tiempo a esta parte está siendo más estática de lo que a mí me gustaría.

En primer lugar, un hecho irrefutable: la Revista pasa días sin actualizar, incluso he llegado a estar 5 días sin añadir nada nuevo. ¿Razones? No tengo tiempo libre. ¿Más razones? Últimamente mis días están bastante limitados por el aumento de trabajo.

Como sabéis, la Revista es una herramienta que comenzando como un hobby se ha convertido en una plataforma más para mi trabajo. Doy fe de lo efectiva que es, ya que gracias a ella mis cursos están siendo muy solicitados y es esta difusión la que me impide estar tan conectado a la Revista como a mí me gustaría.

Actualmente me encuentro dividido en varias labores: los cursos que estoy dando en Martos y en Jaén, la preparación de unas charlas a impartir en la UNED de Madrid a partir de marzo, la atención individual a pacientes y mi trabajo a jornada completa en Cruz Roja.

Todas estas ocupaciones hacen que tenga que arañar todas las horas posibles a cada día para poder hacer todo lo que tengo pendiente. Al final, muy a mi pesar, muchos días quien más resiente esta falta de tiempo es la Revista, pero para eso a partir de ahora cada fin de semana intentaré programar las entradas a publicarse durante la semana.

Como decía en el título. la falta de actualización de la Revista puede parecer que “paso” de ella, que paso de vosotros, pero todo lo contrario. Gracias a lo demandada que se encuentra mi labor gracias a vosotros, dispongo de poco tiempo. Lo que parece malo en realidad es bueno.

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

3 Comentarios

  1. Te felicito, sin la más mínima pizca de ironía, por tu falta de tiempo. Tenemos algo en común: Ambos estamos creciendo en nuestras profesiones y, si piensas como yo, eres afortunado por ir recibiendo los frutos de toda una vida de estudio y trabajo.

    Personalmente, no me importa esperar unos días más para leer en tu blog. Sé que la calidad esta asegurada, así que…

  2. Agradezco de corazón tus felicitaciones porque sé que van en el mismo sentido que yo las interpreto y que vienen de alguien que está en el mismo momento de crecimiento que yo.

    Un saludo!

  3. Estimado Francisco José:
    Después de haber leído todo lo que hace, y estando segura que ha olvidado muchas otras cosas, debo decir que aún hace demasiado en y por la Revista.
    Es comprensible que quiera que la Revista sea algo dinámico, vivo, y que entienda que eso sólo se consigue con la dedicación del día a día. A lo dicho hay que añadir el perfeccionismo que se muestra en todas y cada una de las páginas de la Revista, y otras pequeñas cosas que hacen de la Revista su grandeza. Sin embargo, permítame que le sugiera que bajo ningún concepto olvide Vd. su salud, tanto física como psíquica. Piense que toda o parte de su labor puede verse afectada negativamente por su exceso de trabajo/ dedicación. Si bien es cierto que en determinadas ocasiones las presiones nos hacen ser más prolíficos, no es menos cierto que también pueden llevarnos a la angustia, el estrés, etc. que, de una forma u otra, merman nuestras capacidades.
    En otro orden de cosas, sin querer entrometerme en el Organigrama de la Revista, ¿porqué no intenta delegar más temas / secciones e incluso responsabilidades en personas de su confianza y bajo su supervisión?.
    En cualquier caso, felicidades por esta magnífica publicación tan completa. Por si en algo puedo aliviar su malestar por las dificultades de dedicación que menciona, le aseguro que aún no he descubierto toda la Revista (a mí también se me acumula la información, …).
    Ante todo, ¡Ánimo!, ¡Ánimo! Y ¡Mucho ánimo!.
    Salud,
    macgi
    PS: Conociendo sus circunstancias aceptaría de buen grado que la periodicidad de la Revista fuese semanal, aunque ante cualquier evento sobre el que informar se emitiese puntualmente un número especial informativo o monográfico.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies