Pruebas que te pone la vida para demostrarte si has aprendido la lección

Las pruebas que te pone la vida constantemente no tienen otro propósito que realizar una evaluación continuada de quién eres y lo que has aprendido. La dificultad de este proceso estriba en que tu estado emocional modula (o, en el peor de los casos, bloquea) tu acceso a tus recursos personales para gestionar los eventos que te acontencen.

En un escenario de alta exigencia si careces del acceso a tus recursos no eres capaz de confrontar y resolver la situación de modo favorable para tus intereses. Es ahí donde sientes que has errado y dependiendo de tu nivel de consciencia entiendes dónde ha estado el error. En las capas más superficiales de consciencia achacas el fallo a lo externo (foco fuera) y en las más profundas ves el déficit en lo interno (foco dentro) como responsable del fracaso.

Los bucles

Este bucle en el que nos vemos inmersos redunda en nuestra experiencia vital hasta el punto de hacerse invisible si confundes el bucle con la misma vida. ¿Ves esas personas que viven en bucle repitiendo todas sus rutinas y dinámicas y dicen que “la vida es así”? Este sería el ejemplo paradigmático de quien está atrapado y no ve los barrotes que le encierran.

El bucle no es la vida. La vida se compone de diferentes bucles o etapas (llámalos como prefieras) que van cumpliendo una función de validación en ti. Cada bucle te presenta unos retos y habilidades a adquirir y de este paso depende la salida del bucle o el vivir atrapado en él. Una vez completado con éxito un bucle comienza otro en el que se nos demandan otro tipo de habilidades a aprender y diferentes pruebas para comprobar que hemos aprendido la lección. Del mismo modo, en un bucle actual se da por hecho el aprendizaje de bucles anteriores, por lo que se nos presentan validaciones de etapas anteriores que resolvemos de modo sencillo.

El error de ampararte en la concentración

Si el objetivo de todas estas pruebas de la vida es demostrarte quién eres en estas alturas de tu proceso personal y espiritual, todo lo que no sea ser tú en el mayor grado de honestidad es un fatal error. Si no eres honesto no eres tú.

Tratar de superar las pruebas que te pone la vida amparándote en la concentración es actuar como alguien que en ese instante tiene toda su atención concentrada en la tarea en cuestión. Y ese no eres tú. Adoptar esa actitud te limita pese a que pueda parecer lo contrario. La explicación tiene que ver con tus creencias y lo explico en el siguiente vídeo.

Las pruebas que te pone la vida son diferentes a las de otra persona

Una de las razones por las que resulta improductivo tratar de seguir los pasos de cualquier otro es que cada camino vital es diferente. Lo que le ha funcionado a otra persona no tiene por qué funcionarte a ti. Lo que para otro ha sido un error para ti puede ser la pieza clave de tu éxito. Todo depende del camino personal de cada uno. Es por eso que lo importante no es buscar una solución maestra sino entender cómo funcionan los procesos.

Como terapeuta me especializo en entender los procesos y no necesito saber los detalles de tu vida para ver las dinámicas en las que te mueves. Esos detalles que tú puedes percibir como importantes y decisivos, desde el punto de vista del proceso son meramente un indicador más de la dinámica en la que te mueves. No obstante, para ti puede ser clave simplemente por el alto valor emocional que tenga para ti conectado con tu herida. Eso no significa que sea clave para el proceso.

Imagínate que tu vida es como un viaje en coche. De pronto te chocas contra un poste y destrozas el coche. No es importante saber si el poste era metálico, de madera, de plástico… Eso da igual. Eso es el síntoma de que llevabas ya muchos kilómetros conduciendo sin prestar atención a la carretera y por eso has chocado. Chocarte con el poste es resultado de la desatención en tu propio camino y el éxito de tu caso será determinado por entender qué te ha hecho vivir tu vida en modo ausente. Espero que me entiendas ahora cuando hablo de que lo importante es conocer el proceso y no los detalles.

Ejemplos de pruebas que te pone la vida

Voy a compartir 2 podcasts contigo. El primero es uno dirigido a mis clientes de consulta privada que han enfrentado a sus miedos.

El segundo es una experiencia personal enfrentándome al Sistema de Control del que te he hablado en artículos anteriores y que tiene íntima relación con las pruebas de la vida, ya que estas operan al nivel del SC.

Compartir en redes socialesFacebooktwitterpinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies