Reflexión: tú marcas dónde está el límite

Cada vez que cojo mi bicicleta compruebo una vez más el poder de las creencias limitantes.

Si tengo en mente lo cansado que estoy y que tal vez ese día me vendría bien pedalear sólo hasta la mitad del camino la sensación de cansancio me invade, cada kilómetro se me hace eterno y me siento, pese a llevar poco tiempo pedaleando, que estoy al límite de mis fuerzas.

Dentro de esta dinámica, si creo que voy a llegar a hacer mis 48 kilómetros habituales y que por supuesto (no lo dudo) que voy a llegar a la meta sin problema, mi organismo actúa en consecuencia y rinde para lograr el objetivo sin excesivo esfuerzo.

Si te bajas de la bicicleta, ¿has pensado cuánto poder tiene una creencia para poder cambiar tu vida?

No te marques límites. Tu límite está donde tú elijas.

ENTRADA PATROCINADA POR

ROMPE TUS LÍMITES

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat