Resetear el Legado Familiar

¿Qué es el legado familiar?

El legado familiar es la marca de agua, el ADN común, de todos los componentes que forman ese grupo. Se habla de la “esencia de una familia” como un rasgo característico que comparten todos los miembros de la misma. En términos positivos estos rasgos aúnan y definen. No deja de ser una estructura social con sus normas de inclusión y exclusión.

Familias disfuncionales

El número de familia disfuncionales se aproxima a la totalidad de las mismas. En esta disfuncionalidad que aleja a este grupo de la salud mental y emocional hay un ingrediente con un componente principal: el legado.

Generación tras generación se repiten patrones acumulados, en muchos casos por pura inercia aprendida, sin saber por qué razón lógica, y se perpetúa una serie de patrones que alejan a quienes los ejecutan y reciben de la felicidad para instalarles en el amor-odio.

La historia se repite

Como si de simples autómatas cuya funcion es replicar un comportamiento, generaciones repiten los mismos comportamientos que generaciones anteriores. Los personajes distribuidos son los mismos de siempre pero interpretados por personas diferentes.

De este modo una sobrina puede tener colgada dentro de su familia la misma etiqueta que su tía o bisabuela.

Razón: alguien tiene que desempeñar ese papel en la familia y esa sobrina tiene ciertas similitudes con la persona de referencia, por tanto, se le induce el mensaje de que es como ella. A partir de ese momento, el resto de la familia adopta ese prisma y todos la tratan como a su bisabuela. Generalmente estos roles tienen un carácter negativo. Por tanto, hablamos de que a una (probablemente) menor de edad se le atribuye el carácter de una persona de edad avanzada que seguramente sea un elemento desequilibrador de la familia. El resto de la familia se aúna al tener un nuevo enemigo común y eso fortalece la estructura pagando el precio de limitar a la sobrina e impedirla encontrar su verdadero yo dentro del grupo familiar.

Posible desenlace de la situación: 

  • La sobrina adopta el rol y asume que es igual “de mala” que su bisabuela y actúa como ella.
  • La sobrina se rebela ante esto y termina abandonando el núcleo familiar. Este proceso es doloroso, de un desgaste enorme y, en el transcurso del mismo hace que la etiqueta de “es igual que la bisabuela” se arraigue más, ya que está intentando abandonar la familia, lo que constituye un atentado contra la propia estructura. Como resultado, el resto de miembros se aúnan más entre ellos y hacen el vacío a quien trata de huir, dejando el “puesto de la bisabuela” vacante.

Resultado

En ambos casos el miembro de la familia acaba señalado y sufre un desgaste personal enorme. En el aspecto positivo, esta experiencia no deja otra vía que el crecimiento personal para afrontarla y superarla. De otro modo el autoconocimiento no sería posible y no se tomaría consciencia de lo importante que es resetear el legado. Se cierra el círculo y debemos dar las gracias, desde un punto de vista kármico, de haber tenido la fortuna de haber vivido un legado familiar de ese tipo para aprender lo valioso del tan necesitado reset familiar y evitar este daño a generaciones futuras.

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest
Etiquetado , , , ,

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies