Amortiguadores sociales: la sonrisa mantenida

Haz la siguiente prueba. Cuando estés con un/a amigo/a invítale a hacer una locura, algo que no haga habitualmente. Por ejemplo, en mi caso, tengo un amigo que es bastante tímido y se muere por encontrar a la mujer de su vida. Cada vez que estamos en un contexto social le animo a que hable con la chica que le atrae. Su respuesta siempre suele ser una de estas tres:

  1. “Más adelante”. Esta respuesta es lo que a mí me gusta llamar “excusa temporal”. Te da la sensación de que todavía es muy pronto para hacer qué tipo de cosas, como si algunas acciones dependieran de la hora. Que yo sepa de la hora sólo depende comer, entrar y salir del trabajo y… ¿algo más? Es por eso que esto es una gran excusa. Conozco muchos hombres que cuando salen por la noche el reloj se les debe parar porque nunca llega la hora de hacer lo que desean.
  2. “No me hará caso”. Esto es una profecía autocumplida. Si no te acercas jamás te hará caso. Si crees que no te hará caso jamás te acercarás a hablar con ella. Es lógico que con este pensamiento mi amigo jamás intente acercarse a una chica desconocida porque los hechos le avalan. No obstante, es otra excusa.
  3. “No sé, no me gusta tanto ahora que la veo”. Esta es la excusa más elaborada. Fruto de tanta observación y del miedo que le produce acercarse a ella, comienza a sacarle fallos. “No es tan guapa como parecía, no me gusta su sonrisa, cierra demasiado un ojo…”. Nadie hace un análisis tan exhaustivo de alguien que no le parece tan guapa.

Puede ocurrir en un pequeño porcentaje de casos que realmente cualquiera de estas tres opciones no sea una excusa sino una razón. Por ejemplo:

  • Que vuestro amigo realmente considere que es muy pronto para intentar conocerla.
  • Que la profecía autocumplida es un hecho contrastado o que la chica no es realmente tan bonita como parecía antes de plantearse un acercamiento a ella.

Todo es posible. Ninguno somos infalibles. No sabemos detectar con un 100 % de efectividad lo que es cierto y lo que es falso. Por tanto, siempre hay un porcentaje de duda, el cual se minimiza hasta términos decimales gracias al lenguaje no verbal. Me explico con un ejemplo.

Vuelve a la situación en la que estás con tu amigo y él te da cualquiera de las tres excusas nombradas anteriormente. Si cuando te da su excusa y la argumenta te brinda una “sonrisa mantenida” (sonrisa que sostiene durante más de 2 segundos y que suele reproducir reiterativamente) puedes estar seguro de que está utilizando una excusa por los siguientes motivos:

  • La sonrisa mantenida es un potente “amortiguador social”. Sonreimos cuando queremos restar valor a una situación. Por lo general, dañina o cuando no sabemos cómo actuar. La sonrisa es una expresión facial socialmente aceptada como positiva. Por tanto, recurrimos a algo que ayudará a que la valoración que haga otra persona de nosotros sea positiva. Imaginaos el ejemplo contrario. ¿Hariais un corte de mangas cuando no supiérais cómo actuar? Pues eso.
  • Utilizamos la sonrisa para disfrazar nuestro estado emocional. Si estamos nerviosos tratamos de transmitir paz con una sonrisa en el rostro.
  • Con la sonrisa tratamos de dar fuerza al mensaje no verbal. Cualquiera de esas excusas acompañada de una sonrisa mantenida haría pensar teóricamente que lo que estoy diciendo va acompañado de seguridad. “Seguridad” es el concepto clave ya que una sonrisa mantenida es indicio de todo lo contrario. La inseguridad nos obliga a mantener la sonrisa a modo de fachada. Por tanto, exagerando la fachada (manteniendo la sonrisa) estamos demostrando nuestra debilidad.

Tened siempre claro que las microexpresiones faciales (aquellas que duran aproximadamente medio segundo) son las que verdaderamente nos indican el estado emocional verdadero que experimentamos. Por ejemplo, vas por la calle y doblando una esquina te encuentras con tu jefe, al cual no adoras precisamente.

Tu microexpresión probablemente sea la de bajar las cejas, gesto de rabia, mandíbula en tensión, labio inferior arqueado hacia abajo. No obstante, es tu jefe, no puedes demostrarle que despierta en ti esa emoción. Por eso, tras tu breve microexpresión de medio segundo rápidamente mostrarás lo que socialmente es aceptado como correcto. Probablemente sea una sonrisa o una mirada relajada. Date cuenta de que en este caso la sonrisa que mostrarías sería una sonrisa mantenida.

¿Te sientes cazado/a?Volviendo a nuestro ejemplo, ¿por qué no dejas ahora mismo de pensar en si la gente puede percibir cuando no eres sincero/a con ellos y tratas de ayudar al amigo/a de tu propio ejemplo? Si está en tu mano, seguro que te lo agradecerá.

3 forma  de detectar una sonrisa falsa

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

1 Comentario

  1. Yo Lo intenté muchas veces pero la falta de asertividad compensó cualquier sonrisa.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat