Cómo evitar que tu segundo hijo se sienta desplazado

Cuando el primer hijo nace tiene un tiempo exclusivo y personal con papá. Cada noche ambos pueden leer echados en la alfombra o desde que tiene el tamaño adecuado para pararse en un banco, pueden cocinar juntos. Pero con el transcurrir del tiempo otra escena (o más bien, otro personaje) aparece: el segundo hijo.

padre-de-familia-vs-los-simpsons.jpg

Claro, le das el biberón, le cepillas los dientes, les lees cuentos en la cama, pero te puedes sentir culpable al no darle al segundo toda la atención que tuvo el primero. ¿Cómo hacer que tu hijo no sienta que lo has descuidado?

Ten dos cabezas. El leerles algo puede ser igualmente estimulante para ambos niños: sienta al bebé en tu regazo y haz contacto visual y caras divertidas mientras le lees el libro al mayor (o a los mayores). Las habilidades tempranas de lenguaje se desarrollan simplemente escuchando: no hace ninguna diferencia si la historia es sobre Harry Potter o La Caperucita. Leer a los bebés es algo valiosísimo, particularmente si es a un bebé de 9 meses o menos, que no puede voltear una página o concentrarse en palabras.

Cambia más pañales. Bañar, cambiar pañales y comer es crucial para crear vínculos. Jugar juntos es bonito, pero no llena una necesidad básica. La mejor manera para los padres de llevar su limitado tiempo de paternidad es demostrar que ellos son cuidadores primarios. También recuerda a tus hijos que haces más que sólo jugar con la pelota.

Hazlos tener turnos. No te sientas culpable en darle a un niño algo para hacer mientra te enfocas en el otro. El terapista familiar Jeremy Schneider, padre de gemelos de 4 años, dice que tomar turnos con papá tiene dos propósitos: el primero, ayuda a los niños a aprender a compartir. A un nivel más profundo, les enseña que alguien que aman tiene varias relaciones personales qué atender.

Llévalos contigo donde sea. No tienes que enforcarte en tus hijo todo el tiempo. Sólo cárgalo mientra paseas mirando cosas por el centro comercial. Si cargas a tu hijo con algún arnés o aún sólo en tus brazos, recibe mucha atención y besos fáciles. Aún si su loco padre estuviera saltando las paredes, un bebé cargado es un bebé contento.

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat