No eres feliz cuando presumes de tu debilidad

“Y soy tan tonto/a que hago lo que me dice”

“Por más que lo intento me tiene la medida tomada”

“Al final siempre hago lo que quiere, aunque no me guste”

“No sé cómo agradarle”

Si alguna vez has escuchado estas frases o similares, en boca propia o ajena, has presenciado un momento en el que alguien presumía de sus debilidades.

No eres feliz cuando presumes de tu debilidad

¿Qué hacer cuando esto sucede? Tienes dos opciones:

1) Compadecer a quien lo dice y con eso animarle a que esté toda su vida en el mismo punto que ahora, sin esperanzas de mejora.

2) Dudar, no creer, retar e incluso menospreciar dejándole claro que está equivocado/a y que aún puede mejorar su calidad de vida.

Escucha el audio con la idea desarrollada.

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat