Reflexión: día robado

Preocupaciones

Preocuparte de aquello que ha pasado o de lo malo que puede pasar te roba el presente y te sumerge en un estado de hipnosis en el que no eres consciente de lo que te rodea. Te convierte en quien se resiente de lo que a nivel emocional está fechado en el pasado y en quien trata de protegerse del dolor futuro que anticipa. Te roba tu humanidad y tu capacidad de vivir, en el más amplio sentido del término.

Tenemos la obligación de abstraernos, protegernos y vacunarnos ante estos secuestros emocionales que nosotros mismos ejecutamos. No consiste en olvidar, en hacer como que nada pasa. No. Eso sería un acto de amnesia.

Se trata de aceptar la responsabilidad de que hay muchas cosas que no controlamos, entre ellas la mayoría de acontecimientos que nos afectarán en el futuro y que pueden cambiar nuestra vida en un instante.

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies