Las costumbres, el “así se ha hecho siempre” y el comportamiento que no te cuestionas

Me gusta cuestionar todo. Esta tendencia mía acaba en preguntas que muchas veces se encuentran con una respuesta que ni aclara ni permite seguir preguntando:

“¿Por qué haces esto así?”

“No sé. Así se ha hecho siempre”

El “esto ha sido así siempre” es una de las tendencias en la que más nos amparamos los seres humanos. Realmente, muchas de las cosas que hacemos las hacemos de un modo determinado por el simple hecho de que “es que eso se ha hecho así siempre”.

En tu casa se pone la mesa de una determinada forma, te das cuenta de ello cuando sales a comer a casas de amigos o familiares. En tu familia las rutinas no son las mismas que en otra. Perfectamente, es probable que tú te encargues de recoger los platos y tu homólogo en otra familia no haga nada o se vaya directamente a ver la TV nada más comer… o cualquier otra posibilidad.

En mi pueblo es costumbre algún domingo que otro previo a Semana Santa que bandas de música inunden las calles con estruendo, sin motivo aparente. Si le preguntas a algún anciano que observa el espectáculo por qué se hace eso te dirá “Porque sí, porque es normal”.

Si le preguntas a los habitantes del pueblo donde tiran una cabra del campanario si eso no le parece una barbaridad te dirán que “Es costumbre, es cultura”.

Si le preguntas a alguien que es fanático del fútbol y que lleva a su hijo a un partido porque a su vez su padre hizo lo mismo con él te dirá que lleva al niño “Porque es una tradición, es lo que un padre debe hacer”.

Creencias. Algunas son mejores o peores según quien mire, pero no dejan de ser marcas de identidad en el ADN particular de las personas para adaptarnos y sentirnos parte de un grupo. Incluso quien lucha por no identificarse con ningún grupo se  adapta al de los que reniegan de la norma. Es imposible no identificarse con algún grupo.

Si algo te parece normal y bien hecho tiene muchas papeletas para ser algo que encaje con tu definición de “Se ha hecho así siempre y es como se debe hacer”.

Vistos así podemos parecer simples. ¿Cómo caemos en esta trampa de aceptar como estándar algo que no contrastamos? La respuesta es que los seres humanos y los animales actuamos por adaptación. Si algo se realiza de tal modo y eso genera una ventaja lo hacemos. En muchos casos la ventaja es simplemente no tener ningún inconveniente. Sirva para esto de ejemplo el famoso video de los monos y los plátanos, en el que el condicionamiento clásico aversivo genera ese cambio de conducta en los monos nuevos que van llegando y sin saber por qué actúan de ese modo.

Ahora pregúntate: “¿Qué hago yo porque siempre ha sido así?”

Compartir en redes socialesFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat